Vuelven a acusar por plagio a Dan Brown

Espectáculos

Londres - Los autores del libro «The Holy Blood and the Holy Grail» (1982) recurrieron ayer en el Tribunal de Apelaciones de Londres una sentencia que el pasado abril exoneró al escritor Dan Brown de plagio en la elaboración de su novela «El Código da Vinci». Michael Baigent y Richard Leigh habían demandado a Random House, editorial de «El Código da Vinci» (2003) y de su propio libro, al considerar que Brown copió ideas de su obra, publicada en español bajo el título de «El enigma sagrado» (1982).

Los representantes de Baigent y Leigh argumentaron que el juez Peter Smith del Tribunal Supremo, que el 7 de abril rechazó su demanda, lo hizo porque malinterpretó la legislación de derechos de autor. Los autores mantienen que el grueso de la trama de la novela que encumbró al estadounidense se basa en las tesis que ellos defienden en su libro, y que están protegidas por el copyright.

Ambas obras plantean que Jesucristo sobrevivió a la crucifixión y se casó con María Magdalena, con la que tuvo un hijo cuya descendencia ha continuado hasta la actualidad, protegida por una orden secreta denominada Priorato de Sión. Los abogados de Baigent y Leigh arguyeron que el juez Smith emitió un veredicto equivocado porque centró el caso en evaluar si el tema en sí de «The Holy Blood and the Holy Grail» podía protegerse a través del copyright.

Pero, según los abogados, no es el tema de su libro sino el trabajo de investigación y las hipótesis que contiene lo que está protegido, y su apropiación indebida por otro autor equivale a un plagio. «Cuando la ley se interpreta correctamente y se aplica a los hallazgos del juez, la única conclusión posible es que el defendido ha infringido los derechos de autor de los apeladores», concluyó el abogado Jonathan Rayner.

El juez Smith aceptó como cierto que la esposa de Brown, Blythe, había extraído mucho material del libro de los dos demandantes en su investigación para la novela de su marido. Sin embargo, consideró que los «temas centrales» supuestamente copiados «son demasiado generales o abstractos como para que puedan ser protegidos por la ley de derechos de autor». En el juicio del pasado abril, Baigent y Leigh fueron condenados a pagar un 85 por ciento de los costos legales de Random House, cerca de dos millones y medio de dólares.

«El Código Da Vinci» es una de las novelas más exitosas de todos los tiempos, ha vendido más de 40 millones de ejemplares en todo el mundo e inspiró una película de Hollywood. La apelación probablemente se centre en argumentos legales, y carezca del colorido del caso original y de su acalorado debate sobre la monarquía Merovingia, los caballeros templarios y el linaje de Jesucristo.

Dejá tu comentario