La inflación en Bitcoin vs las monedas nacionales

Finanzas

En parte por la pandemia, el dinero fiduciario tiende al infinito ya que pueden ser impresos a una tasa que los gobernantes controlan a voluntad, presionando sobre la inflación. En cambio, el Bitcoin tiene una inflación decreciente ya que su oferta tiende a reducirse.

La inflación es un fenómeno meramente monetario, y consiste en imprimir billetes más allá del crecimiento económico de un país. Imaginemos que un país pequeño produce 1 pelota de fútbol, con un precio de $100, siendo estos 100 el dinero total en la economía.

Ahora, el gobierno del país pequeño imprime o crea, el doble de dinero, $200. Pero sigue produciendo una sola pelota de fútbol. Lo más seguro es que esa pelota aumente de precio y su valor pase a ser de $200. A esto se le conoce como inflación, en muy resumidas cuentas.

En estos últimos tiempos hemos sido testigo de la impresión o creación de masivas cantidades de dinero por parte de los diferentes gobiernos del mundo. Esto, en parte, como medida para combatir los estragos que está generando la pandemia del Coronavirus.

Por lo tanto, el dinero nacional (fiduciario) tiende al infinito. Pues pueden ser impresos a una tasa que los gobernantes controlan a voluntad, lo que se conoce como el “Monopolio del Dinero”.

Esta es la misma situación de nuestro ejemplo pero a escala mundial. Países creando cada vez más dinero, y produciendo la misma pelota de fútbol.

La inflación en el mundo se acelera

¿Al final que tenemos? Sí, la tan temida inflación, donde el dinero en el bolsillo pierde valor día a día. Las tasas de inflación anual de la región parecen estar aumentando:

  • Argentina: 49%
  • Chile: 3,4%
  • Colombia: 3,51%

Y, por lo que podemos ver en el horizonte, parece que la inflación en la región, y en el mundo, podría acelerarse aún más en el futuro cercano.

La inflación en el Bitcoin

Pero del otro lado de la moneda, tenemos a Bitcoin (BTC). A diferencia de las monedas nacionales que tienden a una oferta infinita, Bitcoin tiende sólo a un máximo de 21 millones, ni uno más y ni uno menos.

A esto se le conoce como la “Escasez Programada”, y verificable, que ofrece BTC cuya ruta de emisión está estipulada desde hace 11 años (2009) y se regirá por ella hasta el año 2140, cuando se dejará para siempre de crear nuevos Bitcoins.

La emisión de esta moneda se reduce justamente a la mitad cada 4 años (Halving). Actualmente se encuentra en 900 BTC creados, o minados, diariamente. Y dentro de 4 años más, en el año 2024, este número se reducirá de nuevo a la mitad.

Al final, lo que tenemos es una inflación decreciente en el Bitcoin, pues su oferta tiende a reducirse. Pero, al mismo tiempo, tenemos una demanda creciente, concluyendo en unos precios que tienden a aumentar en el tiempo.

Bitcoin (BTC) actualmente tiene una tasa de inflación de sólo 1,8% anual; casi la mitad respecto a la inflación de Chile y Colombia, y ni hablar de la Argentina.

Esta escasez programada, y otras series de características de Bitcoin, como el Halving, hacen que la criptomoneda tenga una de las tasas de inflación anual más baja del mundo, y cada vez esta será aún menor.

¿Bitcoin o dinero fiduciario?

De manera reflexiva, sin importar si tenga o no Bitcoin ¿Cuál preferiría usted tener en su bolsillo? ¿Una moneda que su cantidad es infinita, y depende de burócratas, o una que sólo existirán 21 millones y depende sólo de usted?

Aprendé todo sobre las criptomonedas: Hacé clic y mirá la conferencia gratuita "Los 3 Secretos Cripto".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario