22 de mayo 2024 - 00:00

Salida del cepo: riesgos y variables para entender cuán cerca estamos del fin de las restricciones al dólar

Si bien el Gobierno no se pone plazos para la eliminación de las restricciones cambiarias, el mercado analiza qué tan cerca se encuentra esa posibilidad.

Dólar recalentado y salida del cepo: ¿cuánto influye la ampliación de la brecha? 

Dólar recalentado y salida del cepo: ¿cuánto influye la ampliación de la brecha? 

Reuters

En una reciente entrevista, el presidente Javier Milei deslizó que estamos “muchísimo más cerca de abrir el cepo cambiario”, al mismo tiempo que negó el atraso cambiario. Este martes, el ex ministro Domingo Cavallo, uno de los economistas que escucha el Gobierno, sugirió flexibilizar las restricciones y avanzar hacia una de las promesas de campaña. Pero, ¿estamos lejos o cerca de ese momento? Y, ¿qué condiciones debe darse para que el Gobierno levante el cepo, según el mercado?

Las señales positivas: ¿se puede levantar el cepo a fin de año?

En los últimos días, el Gobierno envió señales para allanar el camino hacia la salida del cepo.

Una de ellos fue a través de la licitación de deuda, con una baja de tasas previa que captó mayor atractivo para que los bancos no renovaran Pases Pasivos: así Economía obtuvo $11,7 billones del mercado y usó parte del fondeo para que el Tesoro le compre al Banco Central AL35, según se anunció mediante el Boletín Oficial. Esto ayuda a acelerar el traspaso de deuda en cabeza del BCRA al Tesoro, al mismo tiempo que con el sobrante, mejora la cuenta del sector y continúa el camino para sanear el BCRA, una de las prioridades para el Gobierno.

En efecto, el Tesoro licitó letras en pesos de corto plazo con una tasa mínima superior a la de los Pases Pasivos del BCRA. Los pasivos, a números del lunes 20 de mayo, según el analista Salvador Vitelli en su cuenta de X, se ubican en mínimos de enero de 2014, en donde el mayor porcentaje se concentra en bancos públicos por sobre los privados.

Embed

En ese marco, el mercado se encuentra en un debate entre la expectativa por la unificación cambiaria, al observar señales positivas en ese sentido, mientras reconoce que aún hay pasos que cumplir.

“Lo principal que se ve es que hay un Gobierno moviendo deuda del BCRA al Tesoro para limpiarlo y facilitar la tarea de acumulación de reservas y limitar y eliminar la emisión monetaria. Tiene que resolver los 35 billones de pesos de pasivos remunerados y además, terminar de solventar la deuda comercial con los sectores externos y en el proceso, sumar reservas. Si se da todo eso, junto con una buena liquidación en todo el tiempo que queda de gruesa, podríamos pensar en que se podría liberar el cepo", explicó el economista Federico Glustein, en diálogo con Ámbito.

Sin embargo, el economista establece algunas reservas: "Liberar el cepo es también coartar al Gobierno de recaudar por Impuesto PAIS, una de las fuentes de recaudación más importantes. Por ello, se da el hecho contradictorio entre recaudar para sostener las cuentas y liberar el cepo, creo que más hacia fin de año podría darse”.

Para Andrés Reschini, analista de F2 Soluciones Financieras, consultado por este medio, el “cepo, si quieren, lo podrían abrir. El tema es saber qué pasa con la cantidad de pesos que hay emitidos y que el mercado no demanda. Creo que esa es la principal razón por la cual no se abre el cepo ahora”.

Salida del cepo cambiario: riesgos y factores que generan dudas

De acuerdo un informe reciente de Consultatio, “el fin de la liquidación de la cosecha gruesa es una de estas fechas importantes”. "La vida después de la gruesa` comenzará en julio o agosto (dado que la liquidación viene algo retrasada por cuestiones climáticas) y recién ahí vamos a tener mucho más claro cuán rápido el Gobierno quiere salir del cepo”, evaluó.

Así, aseguró que para ello es “clave contar con cuántas reservas termina el BCRA post gruesa y a qué ritmo vuelve a vender en el segundo trimestre”.

Para Glustein, la acumulación de reservas necesarias para sacar el cepo, si bien no tiene un “nivel óptimo”, debería contabilizar al menos u$s30.000 millones. ¿El riesgo? La demanda inercial inicial.

Un último punto es el factor recaudación: según explicó Javier Milei, el primer impuesto a eliminar será el impuesto PAIS, sin embargo es uno de los tributos que le permitió llegar – entre otros- al superávit financiero. Según el último informe de recaudación, los únicos tres impuestos que aumentaron en abril en términos reales son el impuesto PAIS, con +209,9%, derechos de exportación, con +61,8%, y combustibles, con +2,6%. La recaudación que más habría caído sería la del impuesto a los Bienes Personales, que lo habría hecho en un 65,7% real interanual, seguido por Ganancias con 35,8%, dos de los impuestos más progresivos.

“Para sacar el impuesto PAIS hay que recaudar más y mejor, la actividad tiene que estar en crecimiento y hoy no es ese momento, por ahora se vislumbra una L de recuperación”, comentó Glustein.

En ese punto, Reschini sumó que si bien las licitaciones ayudaron, “la demanda de deuda del Tesoro no es infinita” y se necesitará recuperar la demanda de pesos. “Si no crece la actividad, no se va a recuperar”.

¿El dólar en alza aleja la posibilidad de la salida del cepo?

En las últimas jornadas, el mercado se mantuvo atento a la suba de los dólares paralelos y sopesa la idea de que, si bien la corrección era necesaria y el dólar no podía estar planchado de manera constante, el proceso de eliminación del cepo puede sufrir “altibajos” y la rebaja de tasas, pudo haber influido en este cambio de tendencia. Una señal que va a contramano de la eliminación del cepo.

“Milei fue bastante claro: pretende eliminar pasivos remunerados y los puts, que son, riesgo de que los pesos salgan a la calle. La licitación de la semana pasada fue muy importante para achicar la cantidad de pesos, pero con el recalentamiento del dólar se ve que hay cierto riesgo”, explicó Reschini.

“Hoy estamos desde 2010 a esta parte con la mayor diferencia más negativa entre inflación y tasa. Es lógico que en algún momento con esta tasa el mercado se empiece a animar un poco más a volver al dólar. Pero tampoco quiere decir que se vaya a descontrolar. La brecha con el CCL sigue en 30%, asique es para tener un ojo encima pero no para inquietarse demasiado”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar