Ausentes, "Clarín" y Magnetto por temor a los escraches

Información General

El gobierno se anotó ayer un tanto en su guerra florida con el monopolio «Clarín»: los directivos del grupo y el propio Héctor Magnetto faltaron al que podría haber sido un acto político de envergadura, la presentación de la biografía del CEO del grupo escrita por el periodista José Ignacio López.

Era una oportunidad para que de un bando y otro se pasase lista de asistencia, pero los protagonistas eventuales del acto actuaron como siguiendo un libreto escrito de antemano. Los directivos de «Clarín» faltaron a la cita de las 18 en el museo MALBA de Eduardo Costantini -queda anotado por el gobierno como adversario-sin dar explicación alguna. Los muchos periodistas del grupo, que hicieron masa hasta llenar con familiares y algunos dirigentes políticos el salón (unas 300 personas en total) transmitieron el mensaje que venía de la calle Tacuarí (sede del monopolio): había temor en los directivos que si iban a la presentación, el gobierno les mandara piqueteros y militantes pagos a escracharlos. Lo que podía ser una fiesta podía terminar en una batahola.

Como habrá otra presentación más privada y a puertas cerradas (con presencia de Magnetto y acólitos), este acto se pareció a una mesa más de la Feria del Libro, con personajes típicos de ese show.

  • Ausentes

    Del peronismo, siguiendo el libreto, nadie. Ni Antonio Cafiero, que cuando le preguntaron hace algunos años cuáles eran las tres mujeres que más admiraba respondió: Eva Perón, Teresa de Calcuta y... Ernestina Herrera de Noble. Tampoco estuvieron Carlos Menem, que le dio al grupo «Canal 13» y le blanqueó la propiedad de radio «Mitre», ni Eduardo Duhalde, que le concedió beneficios complementarios a la licuación de deudas con la devaluación y la pesificación, como fueron la ley de quiebras que suspendió el «cram down» (captura de las acciones por parte de los acreedoras de un empresa en quiebra) y la llamada ley cultural. Tampoco ninguno de los ministros que promovieron las normas con esos dos gobiernos. Desde ya, ningún funcionario kirchnerista; alguno pudo ir a facturar beneficios de la administración de Néstor Kirchner, que prorrogó licencias y autorizó fusión de cadenas de cable.

    Siempre con el mismo libreto, hubo algunos radicales, muchos de ellos, como López, ex funcionarios de Raúl Alfonsín, el presidente que dijo una vez «Antes de darle un canal a «Clarín» me parto un huevo en cuatro». Desmemoriados, pero reconociéndose opositores al gobierno que se pelea con el monopolio, estaban Jesús Rodríguez, Rodolfo Terragno, Elba Roulet. También, Ricardo López Murphy y el ex frepasista Juan Pablo Cafiero.

    Entre familiares y amigos de López estuvieron sentados también el ex embajador en EE.UU. José Octavio Bordón y el ex jefe de la SIDE Juan Bautista Yofre. Estaba además, el politólogo Rosendo Fraga.

    Los oradores pusieron énfasis «sobre la capacidad del protagonista del libro, en haber conformado el único multimedios que actualmente funciona con solvencia y suficiente amplitud». Se dieron espacio también para la victimización del monopolio cuando luego de una pregunta de Ruiz Guiñazú, el autor añadió que «al diálogo que se propone hoy en día, no se llega a través de los empujones o las trompadas», haciendo alusión a los hechos registrados un mes y medio atrás, cuando el piquetero, Luis D'Elía, golpeara en Plaza de Mayo, a quienes habían salido a protestar en apoyo al sector agropecuario.

    López adelantó algunos temas del libro, que en estas horas está siendo distribuido, como el distanciamiento que existió entre el ex ministro de Economía de Arturo Frondizi, Rogelio Frigerio, y el dueño del holding, luego de que Frigerio le ofreciera en ese entonces trabajar para su equipo. «La razón del distanciamiento, tendrán que leerla en el libro», dijo López, sonriendo.

    Se defendió de eventuales críticas al autor cuando dijo que «haber interpretado los hechos de determinada manera, en tiempos difíciles del país, no nos hace cómplices de nada». Una respuesta a los dichos del gobierno sobre medios y periodistas que actuaron bajo gobiernos militares.
  • Dejá tu comentario