Beirut: ¿qué se sabe hasta ahora sobre las explosiones en el puerto?

Información General

Los dos estallidos causaron al menos 137 muertos, 5.000 heridos, decenas de desaparecidos y unas 300.000 personas perdieron su casa. En el depósito se guardaban 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años sin medidas de precaución.

Decenas de personas siguen desaparecidas en Beirut tras las explosiones que causaron al menos 137 muertos y 5.000 heridos en la devastada capital de la República Libanesa. A su vez, también dejaron unas 300.000 personas sin casa, en un país en quiebra económica donde más de la mitad de los habitantes ya vivía en la pobreza. Según las autoridades, los estallidos fueron provocados por un incendio en un depósito del puerto, donde se guardaban 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años sin medidas de precaución.

Marwan Abboud, el gobernador de la ciudad, describió una "situación apocalíptica"; y el gobierno libanés decretó el estado de urgencia durante dos semanas. Varios países ya enviaron socorristas y material para hacerle frente a la emergencia después de la doble explosión. En suma, la Unión Europea anunció una ayuda de emergencia por 33 millones de euros. Y si bien las autoridades locales no pusieron en marcha ningún dispositivo para albergar a las personas sin domicilio, los lugareños salieron a las calles para limpiar los escombros o acoger a las personas sin hogar, en un gran movimiento de solidaridad.

Los dos estallidos destruyeron el puerto y devastaron barrios enteros de Beirut, haciendo añicos los cristales de las ventanas a varios kilómetros a la redonda. Según fuentes, las autoridades del puerto y los servicios de aduanas y de seguridad estaban al corriente de que había material químico peligroso, pero se acusaban mutuamente de ser responsables. Por lo tanto, en declaraciones a la radio francesa Europe 1, el jefe de la diplomacia libanesa, Charbel Wehbé, anunció el jueves la creación de un comité de investigación que tiene cuatro días para dar un informe detallado sobre las responsabilidades.

"Tienen solo cuatro días, como máximo, para suministrarnos un reporte detallado sobre la responsabilidad, para decirnos cómo, quién, qué y dónde. Sobre esta base, se tomarán decisiones judiciales", resaltó el funcionario, y agregó: "Tomamos todo al más alto nivel de seriedad. Los ministros insistieron en que aquellos que resulten culpables de este crimen atroz de negligencia serán sancionados. Lo prometo".

Por su parte el líder del partido progresista socialista y jefe de la comunidad drusa libanesa, Walid Jumblatt, pidió que se haga una investigación internacional, afirmando que no tiene ninguna confianza en las autoridades del Líbano. "No hay confianza en un comité de investigación local o en este gobierno. Pedimos un comité de investigación internacional para descubrir la verdad sobre cómo ocurrió este incidente", resaltó Jumblatt, citado por el diario An Nahar online.

Esta tragedia tuvo lugar en un país sumido en una crisis económica gravísima, con una inédita depreciación de la moneda, hiperinflación, despidos masivos y drásticas restricciones bancarias. Sus efectos se han visto agravados aún más por la pandemia de coronavirus Covid-19, que ha obligado a las autoridades a confinar a la población durante más de tres meses. “Incluso con el coronavirus y todo lo que pasó en el país, siempre mantuve la esperanza. Pero ahora se acabó, ya no tengo esperanza", dijo Tala Masri, una voluntaria, mientras quitaba cristales rotos de una acera de un barrio cercano al puerto.

Varias ciudades del país se han ofrecido a acoger a familias que se hayan quedado sin vivienda. El patriarcado católico maronita ha anunciado por su parte que abrirá los monasterios y las escuelas religiosas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario