Esta es la posible razón por la que en Marte no podrían vivir los humanos

Información General

Marte era un planeta rico en agua. Hoy es polvoriento, seco y desolado, y cualquier agua que haya en su superficie está congelada. Un estudio explica por qué.

A pesar que científicos han encontrado abundantes pruebas de la existencia de agua en la historia temprana de Marte, el planeta rojo sigue siendo un lugar seco, sin agua, inhóspito. Ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo de la Universidad de Washington en San Luis sugiere que la falta de agua en Marte podría deberse a la discrepancia de tamaño. Marte sería simplemente demasiado pequeño.

El diámetro de Marte es solo el 53 % del de la Tierra (poco más de la mitad), lo que haría imposible que Marte conservara volátiles que sabemos que son vitales para la vida, como el agua, según reporta ScienceAlert.

La transición de un planeta relativamente húmedo a seco es un tema que ha ocupado mucho a científicos, quienes han propuesto muchas explicaciones posibles, entre ellas un debilitamiento del campo magnético de Marte que podría haber provocado la pérdida de una gruesa atmósfera.

No obstante, es posible que haya otros factores que influyan en la retención de volátiles, como la gravedad de la superficie de un cuerpo cósmico.

Umbral de tamaño necesario para almacenar suficiente agua

"El destino de Marte estaba decidido desde el principio", afirma el científico planetario Kun Wang, de la Universidad de Washington en San Luis.

"Es probable que haya un umbral en los requisitos de tamaño de los planetas rocosos para retener suficiente agua que permita la habitabilidad y la tectónica de placas, con una masa superior a la de Marte", agrega.

Utilizando isótopos estables del potasio (K), el equipo de investigación estimó la presencia, distribución y abundancia de elementos volátiles en diferentes cuerpos planetarios. Los científicos eligieron el potasio porque es un elemento moderadamente volátil, pero lo utilizaron como trazador de elementos y compuestos más volátiles, como el agua.

A diferencia de los intentos anteriores, que utilizan las relaciones entre el potasio y el torio (Th) recogidas por teledetección y análisis químicos, este nuevo método es totalmente nuevo para determinar la cantidad de volátiles que tuvo Marte.

Análisis de 20 meteoritos marcianos

El equipo midió las composiciones isotópicas del potasio de 20 meteoritos marcianos previamente confirmados. Utilizando este método, descubrieron que Marte perdió más potasio y otros volátiles que la Tierra durante su formación, pero conservó más de estos volátiles que la Luna y el asteroide 4-Vesta, dos cuerpos mucho más pequeños y secos que la Tierra y Marte.

"La razón de que la abundancia de elementos volátiles y sus compuestos sea mucho menor en los planetas diferenciados que en los meteoritos primitivos indiferenciados es una cuestión que se plantea desde hace tiempo", afirma la científica planetaria Katharina Lodders, de la Universidad de Washington.

"El hallazgo de la correlación de las composiciones isotópicas del potasio con la gravedad del planeta es un descubrimiento novedoso con importantes implicaciones cuantitativas sobre cuándo y cómo los planetas diferenciados recibieron y perdieron sus volátiles".

Vida en otros planetas en "zonas habitables"

Los investigadores señalaron también que los hallazgos tienen implicaciones para la búsqueda de vida en otros planetas además de Marte.

Un factor que influye en la presencia de agua líquida en la superficie de un planeta es su temperatura, relacionada con su proximidad a la estrella anfitriona. Esta medida de la distancia a la estrella se suele tener en cuenta en los índices de "zonas habitables" alrededor de las estrellas.

Según los investigadores, dentro de los planetas que se encuentran en las zonas habitables, debería hacerse entonces más hincapié en el tamaño planetario y tenerlo en cuenta de forma rutinaria a la hora de pensar si un exoplaneta podría albergar vida.

"Estos resultados guiarán a los astrónomos en su búsqueda de exoplanetas habitables en otros sistemas solares", afirma Klaus Mezger, del Centro de Espacio y Habitabilidad de la Universidad de Berna (Suiza), coautor del estudio.

"El tamaño de un exoplaneta es uno de los parámetros más fáciles de determinar", añade su colega Wang. "Basándonos en el tamaño y la masa, ahora sabemos si un exoplaneta es candidato a la vida".

Temas

Dejá tu comentario