Conmoción politica por el asesinato de tres policías

Información General

Un sargento y dos jóvenes oficiales de policía fueron ejecutados y luego acuchillados mientras cumplían servicio como custodios de una dependencia del Ministerio de Seguridad bonaerense, en las afueras de La Plata, informaron hoy fuentes de la fuerza.

El hallazgo de los cadáveres se produjo alrededor de las 6:00 de la mañana en el predio de la Planta Transmisora de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad, ubicada en el barrio Aeropuerto de la zona sur de La Plata.

Un compañero de los policías asesinados, que llegó para hacer el relevo del servicio, fue el que encontró los cuerpos, dos de ellos dentro de una garita y el restante tirado en los pastizales del predio, ubicado en las calles 7 y 630, en una zona semi rural.

Las víctimas, que pertenecían a la Superintendencia de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad, fueron identificadas como el sargento Pedro Germán Díaz, de 45 años, y los oficiales Ricardo Torres Barbosa, de 26, y Alejandro Rubén Vatalaro, de 27.

Fuentes oficiales informaron que los oficiales habían egresado de la escuela de Policía platense Juan Vucetich en enero último, desde cuando habían sido designados como custodios en distintas dependencias del Ministerio.

Según los forenses que hicieron los primeros trabajos sobre los cadáveres, el cuerpo del sargento presentaba entre tres o cuatro balazos por la espalda, producto de su intento de escapar luego de que ultimaran a los jóvenes oficiales.

Por su parte, los oficiales más jóvenes tenían un tiro en la cabeza cada uno y, según confirmó el ministro de Gobierno bonaerense, Florencio Randazzo, fueron "acuchillados ya
muertos".

En ese sentido, se indicó que todos los asesinatos habrían tenido lugar hacia las 2:00 de la madrugada, perpetrados con un arma calibre 9 milímetros como las reglamentarias que utilizan las fuerzas policiales y de seguridad.

Los primeros datos de la investigación dan cuenta de que habrían sido cinco los responsables del hecho y que llegaron a bordo de un automóvil que quedó en la puerta del predio con uno de los integrantes de la banda dentro.

Otro de los atacantes quedó en la puerta estilo tranquera del predio haciendo "de campana", al tiempo que los tres restantes ingresaron hasta la garita donde se encontraban los policías.

Una vez dentro asesinaron primero a los dos oficiales y luego al sargento, que se encontraba descansando en una habitación contigua y pretendió escapar al escuchar los disparos.

Los investigadores aseguraron que el arma reglamentaria del sargento fue hallada dentro del perímetro del predio, aunque las dos pertenecientes a los oficiales fueron robadas por los atacantes.

En la planta se concentran todos los equipos de comunicaciones y antenas de la fuerza bonaerense, que son de mucho valor económico, aunque muy difíciles de robar.

Desde que se tomó conocimiento del hecho, a primera hora de esta mañana, llegaron hasta el lugar una importante cantidad de efectivos de la fuerza, altos jefes policiales y familiares de las víctimas, que exteriorizaron su dolor e hicieron ver escenas desgarradoras.

Con el correr de las horas, también arribaron el ministro de Justicia bonaerense, León Arslanian, junto con la fiscal a cargo de la causa, Leyla Aguilar.

Los investigadores determinaron que los responsables del hecho se dieron a la fuga a bordo de una camioneta de la Policía bonaerense patente CAS 031, que apareció abandonada a unos 5 kilómetros del predio, en la calle 145 entre 45 y 46, en la localidad platense de San Carlos.

Dentro de este vehículo oficial había también una escopeta 12/70, una pistola estilo ametralladora nueve milímetros y varios chalecos antibalas.

A partir de declaraciones ante los medios televisivos, un adolescente de 16 años fue llevado por personal policial para declarar ante la fiscal Aguilar.

En sus dichos, el joven había asegurado que escuchó disparos durante la madrugada, así como también que vio salir del predio a unos cinco hombres.

Dejá tu comentario