Continúa intenso temporal en el norte del país: al menos 500 evacuados

Información General

Unos cinco mil pobladores se encontraban aislados por las crecida de los ríos en Salta y más de 170 continuaban evacuados en Tucumán, en el marco de las intensas lluvias que siguen produciéndose en la zona norte de la Argentina.

Las fuertes precipitaciones que se produjeron este fin de semana en Salta y Tucumán, sumaron además preocupación a las autoridades de Santiago del Estero por la crecida del Río Salado.

En el norte de Salta, los 140 milímetros de lluvia caídos en los últimos días provocaron el desborde de canales, con el consiguiente anegamiento de viviendas y otros daños a la infraestructura.

Las zonas más afectadas son las de influencia de las ciudades de Aguaray y Salvador Mazza, donde un total de 150 personas tuvieron que ser evacuadas.

Por otro lado, el desborde de la capacidad de la Quebrada de Yacuiba dejó aisladas a cinco mil habitantes de parajes y barrios de la zona.

El intendente de Salvador Mazza, Francisco Ibáñez, indicó, que el agua "se llevó varias casas y animales de los pobladores", además de arrasar las cañerías de esa ciudad fronteriza.

El Gobierno provincial comenzó a enviar ayuda a esa zona, para la cual el Servicio Meteorológico pronostica más tormentas.

En Tucumán, las fuertes tormentas que se registraron en el sur y el este de la provincia dejaron a 171 personas fuera de sus hogares, las cuales son asistidas en centros de evacuación dispuestos por el gobierno provincial.

El director de Defensa Civil, Fernando Torres, explicó que "la ciudad más afectada fue Alderetes", donde fueron evacuadas 93 habitantes de un barrio con casas de madera que no resistieron las inundaciones.

Otras localidades con evacuados fueron Ranchillos, Tafí Viejo El Bracho y El Cevilar.

En San Miguel de Tucumán la tormenta no sumó mayor daño, pero perjudicó el proceso de recuperación de los barrios anegados en los numerosos temporales que se registraron durante todo enero.

En tanto, la Municipalidad local continúa reforzando barandas para evitar desbordes, mientras se abren de canales desagües para evitar estancamientos.


En Santiago del Estero unas 400 personas permanecían hoy aisladas y otras 250 fueron evacuadas en los departamentos Alberdi y Figueroa a consecuencia de los desbordes del río Salado y las roturas de un dique por el apreciable volumen de agua que derivan las provincias de Salta y Tucumán.

Las intensas lluvias en Santiago, con registros que en algunos casos superaron los 300 milímetros y el agua que derivan otras provincias norteñas, provocó la crecida del río Salado y afectó el dique Figueroa, a 120 kilómetros al sureste de la capital provincial.

En tanto, alrededor de 250 personas, en su mayoría familias de agricultores de condiciones humildes, debieron abandonar sus casas tipo "ranchos" y fueron evacuados en la Escuela 1.123 de la localidad de Campo Gallo, distante a 220 kilómetros al noroeste.

A las filtraciones y roturas del dique Figueroa, se sumó la intensa lluvia y el desborde del río Salado en el departamento Alberdi, con un caudal que se incrementó por el agua que llega desde Salta y que a su vez sigue su curso a la provincia de Santa Fe.

En las zonas afectadas por las inundaciones, personal de Defensa Civil de Santiago del Estero y cuadrillas de obreros municipales, continuaban trabajando en la construcción de nuevas defensas para evitar otros desbordes de los ríos Salado y Dulce.

Por su parte, el gobierno provincial dispuso el envío de rollos de plásticos, colchones, alimentos y ropas que serán distribuidos entre los cientos de pobladores afectados por las inundaciones en los departamentos Alberdi, Figueroa y Banda.

Similar ayuda se entregó en varios parajes del departamento Río Hondo, a 70 kilómetros al norte de la capital provincial, afectado por un tornado que provocó daños a 30 casas de campo y voladuras de tinglados en los que se acopian productos agrícolas.

La ayuda se complica por la intransitabilidad de los caminos y la falta de comunicación con los destacamentos policiales que continuan con sus comunicaciones interrumpidas por los cortes de energía eléctrica.

Dejá tu comentario