Coronavirus: crean "cubrenariz" para comer o ir al odontólogo

Información General

Los expertos del Instituto Politécnico Nacional patentaron una mascarilla nasal anti Covid, efectiva para usarse en restaurantes o en la consulta con el odontólogo. No buscan reemplazar al tapabocas sino ampliar las medidas preventivas cuando éste debe quitarse.

Científicos mexicanos patentaron una mascarilla nasal anti Covid-19, efectiva para usarse en restaurantes, en la cita con el dentista y en espacios cerrados o vuelos de larga duración, cuando es necesario retirarse el barbijo a la hora de servirse los alimentos o las bebidas.

Los expertos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el segundo ateneo público más importante de México, creen que el "cubrenariz" reduce sustancialmente el riesgo de infección por SARS-CoV-2, tomando en cuenta el tamaño de los aerosoles que emiten las personas enfermas.

La cubierta nasal, que ha sido bautizada como "Mask Eating" (mascarilla para comer) y se adapta a la anatomía facial de todas las personas, fue registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Los investigadores del IPN que diseñaron este dispositivo señalaron que se trata de una alternativa en lugares donde es necesario retirarse el barbijo, para comer, beber o a acudir a una consulta con el odontólogo.

En el proyecto participaron investigadores del Hospital Regional de Alta Especialidad Ixtapaluca, así como de la Facultad de Estudios Superiores de la Universidad Nacional

Autónoma de México (UNAM). Gustavo Acosta, inmunólogo e investigador del IPN, señaló que en el diseño del "cubrenariz" requirió revisar materiales diversos hasta hallar la materia prima óptima para su confección, bajo "estrictos estándares de calidad".

El coordinador del proyecto indicó que se trata de un adminículo "único en su tipo" que permite reforzar las medidas profilácticas efectivas contra el Covid-19 como la distancia social, el lavado de manos y sobre todo la mascarilla facial.

El desarrollo de esta cobertura nasal "surgió como una necesidad de contar con mayores elementos de protección sanitaria, sobre todo ante las variantes de SARS-CoV-2 que son más contagiosas" como las surgidas en Gran Bretaña, Sudáfrica o Brasil, que son 50 o 70% más infecciosas y mortales, según Acosta.

Se confía en que esta protección nasal "contribuirá a disminuir los contagios por el coronavirus, cuya principal vía de ingreso al organismo es la aérea".

"Esta mascarilla no pretende sustituir al tapabocas, sino más bien reforzar las medidas para cuidar la salud al realizar actividades cotidianas que requieren retirarlo, tales como beber, comer, o recibir atenciones odontológicas", afirmó.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FIPN_MX%2Fstatus%2F1369321588827430917

Acosta, investigador de la Escuela Superior de Medicina (ESM), señaló que se ha comprobado que el cubrebocas reduce el riesgo de infección por este virus, por lo cual el desarrollo de la mascarilla nasal Mask Eating "surge como una necesidad de adicionar a los elementos de protección sanitaria ante variantes del virus que son más contagiosas".

El grupo de investigadores negocia con una empresa para comercializarla y venderla masivamente en tiempo récord.

La mascarilla nasal inclusive puede colocarse abajo del barbijo, como una protección adicional, en espacios cerrados, lo que reduce la preocupación de que las gotículas infectadas puedan colarse a través de los intersticios que dejan los protectores faciales de tela o cuando estos son demasiado grandes.

Acosta indicó que la mascarilla nasal constituirá una importante aportación para reducir la diseminación del nuevo coronavirus, cuyas variantes genéticas tienen la particularidad de transformarlo en un agente más contagioso.

Hace poco, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) recomendaron llevar dos tapabocas y ajustarlos a las vías respiratorias para evitar contagios de las nuevas cepas de Covid-19, más infecciosas que las anteriores o colocar una protección de tela sobre un barbijo quirúrgico N-95.

Sin embargo, la protección nasal haría innecesario usar doble mascarilla y daría una sensación de mayor confianza a las personas, afirman sus creadores.

Temas

Dejá tu comentario