Despidieron restos del policía asesinado

Información General

Los restos del policía Aldo Garrido, asesinado en un asalto en San Isidro, fueron velados en una cochería de localidad de La Lucila, a la que asistieron numerosos vecinos, familiares, compañeros de la fuerza y el gobernador bonaerense Daniel Scioli para darle "el último adiós".

Cuando el féretro de Garrido fue subido al coche fúnebre para ser trasladado al cementerio de San Isidro, los presentes realizaron un emotivo aplauso que se prolongó por varios minutos, tras lo cual se sumaron al cortejo fúnebre.

Los asistentes, la mayoría de ellos vecinos de San Isidro, arrojaron flores sobre el féretro y reclamaron Justicia para el policía, a quien calificaron como "un héroe".

El velatorio se realizó en la Cochería Paraná, situada en avenida Maipú 4152, donde familiares, vecinos y allegados se acercaron durante toda la madrugada y esta mañana para despedir a Garrido.

"No lo puedo creer, me avisó mi hija y no lo podía creer", dijo apesadumbrada una sobrina del policía, al ingresar a la sala velatoria.

Por su parte, el mayor de los siete hermanos de Garrido, Ernesto, contó que toda la familia que tienen de Tucumán y de Buenos Aires se acercó para acompañarlos, al igual que los vecinos de San Isidro.

"A él lo querían mucho acá, él lo sabía, siempre lo decía", recordó Ernesto a la prensa.

El hombre, de 68 años, dijo que a su hermano lo recuerda como a una persona "muy buena".

"Queremos que se haga Justicia... tan bueno que ha sido él, siempre acompañaba a la gente. De los ocho hermanos, es el único que eligió ser policía y tenía mucha vocación desde chico", expresó el familiar.

Poco antes de que el cuerpo fuera retirado de la sala velatoria, asistió al lugar el gobernador Scioli, quien dijo que iba a darle el "último adiós" a Garrido, a quien calificó como "un ángel". 

El gobernador lamentó lo sucedido y dijo que se "redoblarán esfuerzos" en la lucha contra el delito.

Dejá tu comentario