Detienen a dos mujeres por estafas inmobiliarias

Información General

Una abogada y otra mujer de nacionalidad italiana fueron detenidas acusadas de estafar a personas a las que les prometían la adjudicación de alguna vivienda en poder del Gobierno de la Ciudad a cambio de 60 mil pesos con el falso argumento de que tenían "contactos" entre funcionarios, informaron fuentes policiales.

Si bien las mujeres no eran funcionarias ni empleadas públicas, la maniobra se desarrollaba en las dependencias del gobierno porteño que funcionan en el edificio del ex Mercado del Plata, en Carlos Pellegrini 211.

Según las fuentes, la abogada y la mujer italiana, que asumía el rol de "secretaria" de un funcionario, fueron detenidas por detectives de la División Defraudaciones y Estafas de la Policía Federal cuando acababan de cobrar la primera de las dos cuotas de 30 mil pesos que exigieron a una de sus víctimas.

El engaño comenzaba en un bar cercano al ex Mercado del Plata, ubicado en Pellegrini 159, donde la abogada citaba a las víctimas para ofertarles inmuebles expropiadas o de herencias yacentes (sin herederos) en poder del Gobierno de la Ciudad, las cuales pasaban a un plan especial de adjudicaciones, según estas estafadoras.

Luego entraba en escena su cómplice, la falsa secretaria de un "alto funcionario", según sus palabras, que activaba los expedientes y la adjudicación de las viviendas a cambio de 60 mil pesos.

Las mujeres incluso organizaban visitas a las supuestas viviendas a adjudicar o se las exhibían por fotos.

Voceros policiales comentaron que primero pedían 30 mil pesos para "el inicio del trámite" y otro pago por la misma suma al momento de la firma del boleto.

Las mujeres armaban una puesta en escena, ya que la abogada se movía con las víctimas por el edificio del ex Mercado del Plata, las hacía sentar en el sector del público del pago de infracciones de tránsito y con carpetas bajo el brazo se acercaba a escritorios o entraba a oficinas para que piensen que estaba gestionando el trámite.

Luego en planta baja, entraba en escena la falsa secretaria, que bajaba de uno de los ascensores y se encontraba con la abogada y la víctima y con la excusa de que allí no podían atender, iban al bar de Pellegrini 159, al lado de un locutorio donde hacían fotocopias y llenaban falsos formularios.

En ese bar solían cobrar la primera cuota de 30 mil pesos y tras una maniobra distractiva ambas mujeres desaparecían.

Tras tareas de seguimiento, los detectives de Defraudaciones y Estafas detuvieron a las presuntas estafadoras en plena maniobra, cuando una se subía a un taxi con los 30 mil pesos y la otra a un colectivo.

Ambas quedaron detenidas a disposición del juez de instrucción porteño Carlos Cresseri.

Dejá tu comentario