Endurecen requisitos para torres porteñas

Información General

El jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, confirmó ayer los requisitos adicionales que se exigirán para las nuevas construcciones que se realicen en la Capital Federal. Las grandes edificaciones que se levanten en Caballito, Palermo, Núñez, Villa Urquiza, Villa Pueyrredón y Coghlan deberán obtener previamente un certificado de factibilidad de agua potable y desagües domiciliarios, entre otras medidas que tienden a endurecer las normas para la construcción urbana.

El intento del Gobierno porteño por calmar los ánimos de organizaciones vecinales que realizan periódicamente manifestaciones en contra del desarrollo inmobiliario, generó disgusto entre los constructores que aseguran serán más cautelosos a la hora de encarar nuevos proyectos. Para conformarlos, Telerman poetizó durante la presentación del decreto que derogó el 1929 (que había suspendido por 90 días las obras en los seis barrios mencionados) que «el deseo de lucro no está enfrentado con el deseo de que el sol ilumine nuestras casas» y aseguró que desde su Gobierno quiere seguir « alentando al sector inmobiliario, aunque defendiendo el interés de los vecinos».

Ahora, los constructores que quieran edificar en esos barrios -excepto en Núñez- deberán presentar un certificado de factibilidad de agua potable, que será extendido por la empresa estatal sanitaria AySA. En Núñez no será obligatorio, porque allí las autoridades, durante el período de suspensión de las obras, no detectaron inconvenientes de factibilidad sanitaria, como sí lo hicieron en los otros barrios.

La nueva normativa exige, además, que toda edificación de esos cinco barrios que tenga 5 mil metros cuadrados o más deba presentar una «evaluación ambiental» para que le autoricen la obra. Hasta ahora, esa exigencia sólo corría para las construcciones de más de 10 mil metros cuadrados.

  • Comisión

    El mandatario presentó los nuevos requisitos, que regirán mientras se estudia el proyecto de Plan Urbano Ambiental recientemente enviado a la Legislatura porteña, durante un acto realizado en la sede gubernamental capitalina, a la que asistieron representantes vecinales y de las cámaras empresarias.

    En el nuevo decreto se contempla la creación de una comisión de habilitación ambiental, con representantes de las carteras de Obras Pública, Medio Ambiente y Gobierno con facultades para intervenir en los trámites de evaluación de impacto ambiental, y la constitución del Comité de Coordinación y Planeamiento de Infraestructura, compuesto por los ministerios de Obras Pública, Espacio Público y representantes de entidades vecinales.

    También se anunció un plan de desarrollo de zonas promocionales en áreas de la Ciudad de escasa densidad habitacional y, desde el Ministerio de Gobierno, se anticipó un programa de supervisión de obras para observar cualquier problema que ocasionen a los vecinos.
  • Dejá tu comentario