Durante la audiencia, los rugbiers dijeron que son "inocentes" y que "en la cárcel tienen miedo"

Información General

Lo aseguró Matías Benicelli, uno de los acusados como partícipe necesario. Además, los detenidos "solicitaron prisión domiciliaria porque en la cárcel tienen miedo".

Los ocho rugbiers acusados de matar a Fernando Baéz Sosa en Villa Gesell salieron a las 11.20 del juzgado de Garantías de esa ciudad y, entre insultos y gritos de personas que se acercaron al lugar, fueron subidos a un micro de regreso a la Penitenciaría 6 de Dolores, donde están detenidos. Fabián Améndola, uno de los abogados que representa a la familia de la víctima, contó que uno de los imputados, Matías Benicelli, habló por todos los acusados del crimen y dijo que son "inocentes". El abogado añadió que "la defensa pidió prisión domiciliaria alegando que se sentían presionados por los medios, y que en la cárcel tenían miedo".

"No quisimos matarlo", dijo Blas Cinalli (18), mientras a su lado lloraba Máximo Thomsen, según detallaron voceros judiciales que participaron de la audiencia encabezada por el magistrado David Mancinelli.

Además, el letrado comentó que pidió que se profundice la investigación para intentar identificar a un joven vestido de negro que aparece en el video donde se observa a los rugbiers abrazarse y retirarse de la escena del crimen y confirmó que solicitó que el homicidio sea triplemente agravado por "premeditación, alevosía y placer".

Tras permanecer tres horas exactas en el edificio judicial donde se desarrolló la audiencia judicial previa a la resolución del pedido de prisión preventiva realizado por la fiscal Verónica Zamboni, los rugbiers fueron retirados del lugar por los penitenciarios mientras la gente los insultaba y les gritaba "asesinos".

traslado rugbiers.mp4

Así los trasladaban para la audiencia

Améndola aseguró que el juez de Garantías David Mancinelli resolverá mañana el pedido de prisión preventiva de la fiscal Zamboni, quien, a su vez, ratificó su requerimiento y dijo que en los próximos días ampliará las acusaciones.

Los ocho rugbiers de Zárate que siguen detenidos son Luciano Pertossi, de 18 años; Ayrton Viollaz, de 20; Matías Benicelli, de 20; Blas Cinalli, de 18; Máximo Thomsen, de 20; Enzo Comelli, de 19; Ciro Pertossi, de 19, y Lucas Pertossi, de 20.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario