13 de diciembre 2011 - 23:53

Giro en cuádruple crimen: ADN encontrado no corresponde con el del único acusado

Osvaldo Martínez, único acusado de los asesinatos.
Osvaldo Martínez, único acusado de los asesinatos.
El ADN hallado en la vivienda de La Plata donde fueron asesinadas tres mujeres y una niña no corresponde al patrón genético del único detenido en la causa, por lo que se investiga si otro hombre intervino en el cuádruple homicidio.

Así lo confirmó el abogado de Marcelo Tagliaferro, uno de los testigos claves del crimen, Fernando Burlando, en declaraciones a la prensa. El letrado del remisero señaló que los restos genéticos encontrados en un palo de amasar y en cuchillos no coinciden con el ADN del hasta ahora único acusado.

Este resultado implica que los investigadores del caso no descartan que la existencia de un cómplice. En tanto, que se evalúa realizar un cruce genético con familiares de víctimas y vecinos.

El fiscal Álvaro Garganta, quien investiga el hecho, ya habría recibido el informe preliminar en el que se da cuenta de los análisis del ADN.

Por su parte, el abogado defensor de Martínez, Julio Beley, señaló en declaraciones a la prensa que "aún no fue notificado de esta situación" y que las pruebas finales "recién van a estar para mañana o pasado ya que los informes todavía no están listos".

Una fuente de la investigación informó que los resultados preliminares revelaron que el ADN encontrado en el cuerpo de tres de las víctimas, en el palo de amasar y en una cuchilla, no corresponden a Osvaldo Martínez, el karateca detenido por los asesinatos.

Sin embargo, un vocero judicial detalló que el informe final recién será incorporado mañana a la causa, por lo que a partir de ese momento se comenzará a evaluar la situación procesal de Martínez (27).

Martínez es el único detenido acusado de asesinar el pasado 27 de noviembre a Bárbara Santos (29), su madre Susana de Barttole (63); su pequeña hija Micaela Galle (11) y una amiga de las tres víctimas, Marisol Pereyra (35).

Para el fiscal platense Álvaro Garganta, que instruye la causa, la personalidad posesiva y celosa del detenido fue el móvil del crimen de su pareja, Bárbara Santos y el resto de los crímenes los cometió para ocultar el primero.

Un investigador explicó que si bien el ADN no corresponde a Martínez, eso no lo desvincula completamente de la causa ni lo saca de la escena, ya que podría haber actuado en connivencia con otro hombre.

Es que a Martínez lo compromete además un remisero que llevó esa noche a Marisol Pereira a la casa donde terminó asesinada junto a las otras tres víctimas y que lo identificó como el hombre que le abrió la puerta.

Otra de las evidiencias que comprometen al karateca es una serie de mensajes que le envió a su pareja, cuyos textos no fueron revelados.

Además de una serie de testigos que ubican su auto en la vivienda de 28 entre 41 y 42 la noche de los crímenes, otro asegura que Martínez ingresó a su casa de Melchor Romero alrededor de la 1.30 de la mañana.

Es que en su indagatoria, Martínez declaró que la noche del hecho intentó comunicarse con su novia y como no lo atendió se fue a dormir a su casa y que se enteró de los asesinatos cuando fue detenido por la policía.

Por eso, Julio Beley, abogado defensor de Martínez, había solicitado días atrás al fiscal que investigue otra hipótesis sobre los homicidios y pidió estudios de ADN de otros cuatro hombres.

Se trata de la ex pareja de Marisol Pereyra, del remisero Marcelo Tagliaferro quien fue el último en verla con vida; del padre de la pequeña Micaela y del novio de una vecina de las víctimas que había mantenido una discusión con Susana de Barttole.

Dejá tu comentario

Te puede interesar