Impulsan ley en la UE para que los electrodomésticos puedan repararse hasta por 10 años después de su compra

De esta manera, las empresas que venden refrigeradores, lavadoras, secadores de pelo o televisores dentro del territorio de la Unión Europea deberán asegurarse de que esos electrodomésticos puedan repararse en ese lapso.

ELECTRODOMESTICOS 1200.jpg

Reparar un electrodoméstico es una tarea compleja y demandante para los usuarios que adquieren diferentes productos.

Cuando pasan muchos años de haberlo adquirido, las imperfecciones comienzan a desnudarse y la posibilidad de cambiar el equipo por otro mejor resulta casi una utopía.

Por tal motivo, surge una necesidad imperiosa de deshacerse de aquel artefacto electrónico que ya no funciona para incorporar uno mejor, independientemente de la edad de uso.

Así resulta en Europa, donde desde hace dos años, los usuarios de dicho continente tienen por ley el “derecho a reparar” algunos de sus artículos.

La Unión Europea marcó que a partir de marzo de 2021, las empresas que venden refrigeradores, lavadoras, secadores de pelo o televisores dentro del territorio de la UE deberán asegurarse de que esos electrodomésticos puedan repararse hasta por 10 años, “para ayudar a reducir la enorme montaña de desechos eléctricos que se acumulan cada año en el continente”, detalla el sitio 20minutos.

En ese marco, se agrega que dicha iniciativa formaba parte de “un esfuerzo más amplio para reducir la huella ambiental de los productos manufacturados, haciéndolos más duraderos y energéticamente eficientes”.

Por consiguiente, los nuevos aparatos tienen que venir con manuales de reparación y estar fabricados de tal manera que se puedan desmontar con herramientas convencionales cuando realmente ya no se puedan reparar, para mejorar el reciclaje, agrega el mismo medio.

Ahora, además, la Comisión Europea ha presentado una propuesta para reforzar los derechos de los consumidores cuando se averían dispositivos como televisores, lavadoras, por ejemplo, imponiendo a los fabricantes la obligación de reparar un aparato estropeado en lugar de reemplazarlo hasta diez años después de su compra.

Bruselas, la capital de Bélgica, sostiene, por ejemplo, que deben priorizarse las reparaciones siempre que sea posible no sólo porque se rebajarán costes, sino también por coherencia con el reto del Pacto Verde, porque permitirá reducir residuos y también el uso de materiales para nuevas producciones.

Para ello, el Ejecutivo plantea cambios en las reglas europeas, tanto en el caso de aparatos que están aún bajo la garantía legal de dos años que establece la normativa comunitaria como cuando la avería se produce expirado ese periodo de protección.

“Exigiremos a los vendedores reparar (los dispositivos) cuando el arreglo sea más barato o cueste lo mismo que sustituirlo”, precisó el comisario de Justicia, Didier Reynders, en una rueda de prensa en Bruselas para exponer los detalles de la propuesta.

Dejá tu comentario

Te puede interesar