Moreno: secuestran a una chica y la llevan a su casa para robar

Información General

Al menos cinco delincuentes, armados con Itakas y escopetas, secuestraron a tres jóvenes que regresaban de la facultad, obligaron a una de ellas a llevarlos hasta su casa, en la localidad de Moreno, y allí tomaron como rehenes a los demás integrantes de su familia -entre ellos una pequeña de dos años-, para llevarse finalmente una camioneta 4x4, dinero y teléfonos celulares.

Tras dejar en libertad a sus víctimas dentro de su casa luego del asalto, los integrantes de la banda usaron la camioneta para cometer otros robos en la misma zona, y por el momento se encuentran prófugos, según informaron fuentes policiales.

"Estaban fuertemente armados, con Itakas, escopetas y pistolas. Parecía que iban a asaltar un banco por la cantidad de armas que tenían", dijo esta mañana todavía sorprendido una de las víctimas del robo, el empresario Claudio Lafuente, de 47 años, dueño de la vivienda a la que entraron los delincuentes.

En esa casa, ubicada en la calle Belgrano al 1100, de Moreno, los delincuentes mantuvieron cautivos y amenazados a Lafuente, su esposa, María Beatriz Quiroga, de 41 años, sus hijos (un varón de 15, una chica de 10, una pequeña de 2 y la joven de 17 que había sido interceptada en la calle) y las dos amigas de esta última que iban con ella, de 20 y 22 años.

"Me pedían plata y oro. Pero yo les decía que oro no tenía. También me pedían ´los fierros´. Al final se llevaron dos escopetas, dinero, que no eran mucho, y los teléfonos celulares mío y de mi hija -contó esta mañana Lafuente-. Yo les ofrecía que se llevaran electrodomésticos, pero no quisieron".

El hombre, en declaraciones formuladas a la prensa en la puerta de su vivienda, dijo que el asalto "duró alrededor de diez minutos", y agregó: "Después que terminó todo se fueron con mi camioneta", una Toyota Hilux color negro de modelo reciente, patente JAT 657.

Según su testimonio, los delincuentes tenían "entre 20 y 25 años" y si bien le dieron "un par de golpes intimidatorios", no maltrataron al resto de su familia ni a las amigas de su hija.

"No eran violentos. Incluso a mis hijos más chicos los trataron de apartar en todo momento", señaló Lafuente, quien es dueño de un negocio dedicado a la rectificación de motores.

La odisea había comenzado cuando una de las hijas de Lafuente, de sólo 17 años, regresaba de la facultad a su casa, acompañada por dos amigas, a bordo de un Volkswagen "Escarabajo" color rosa, y fueron interceptadas por los delincuentes, que se movilizaban en un Bora, en el cruce de Vicente López y Planes y Justo Daract, en una zona cercana al Club Alemán de Moreno.

"En la calle se les puso el Bora a la par y las chocó. Los delincuentes se bajaron con armas. A mi hija la pasaron al Bora y a las otras chicas las dejaron en el auto de mi hija. Ahí le dijeron a ella: vamos para tu casa", relató esta mañana el dueño de la vivienda.

Desde allí, los delincuentes, a bordo de los dos vehículos, obligaron a la joven a que los guiara hasta su casa, donde entraron llevando a las chicas como "escudos" y redujeron a todos los presentes.

Tras alzarse con el botín, los delincuentes escaparon en el Bora y en la camioneta Toyota perteneciente a la familia, dejando a las víctimas dentro de la vivienda.

Tras ello, el dueño de casa radicó la denuncia en la comisaría 1ra de Moreno, que inició un operativo para tratar de localizar a los delincuentes, aunque hasta el momento permanecían prófugos.

Según trascendió, la misma banda efectuó otros asaltos a bordo de la camioneta y el mismo Volkswagen Bora que habían utilizado para interceptar y secuestrar a las jóvenes.

En la causa -que fue caratulada como "Privación ilegal de la libertad y robo calificado"- interviene el titular de la Unidad Funcional 11 de Moreno, fiscal Gabriel Lorenzo, dependiente del Departamento Judicial de Mercedes.

Dejá tu comentario