Por la pandemia, 1.800 millones de niños están expuestos a violencia

Información General

Según el último informe de Unicef, en 104 países los servicios sociales de protección infantil quedaron suspendidos a causa de la pandemia.

Desde Unicef advirtieron sobre el problema de que por lo menos 1.800 millones de niños y niñas quedaron sin protección frente a posible casos de violencia, explotación y abuso, siempre con el foco de que la principal causa es la pandemia de coronavirus, la cual afectó la continuidad de los programas de servicios sociales que servían como ayuda para proteger a los menores que se encontraran en este tipo de situación.

Este número se consiguió gracias al sondeo socioeconómico que realizan desde las Naciones Unidas, en el cual se evalúa entre otras cosas el impacto de la pandemia de Covid-19. Según el mismo, en 104 de los 136 países encuestados se reportó una “interrupción o suspensión de servicios como las visitas domiciliarias de trabajadores sociales y especialistas en el bienestar infantil a mujeres y niños en riesgo de sufrir abusos".

Según UNICEF, en el 70% de los hogares argentinos los niños sufren disciplina violenta (física o verbal)
Unicef estimó que 1.800 millones de niños no tuvieron protección ante la posibilidad de violencia en sus hogares debido a la pandemia.

Unicef estimó que 1.800 millones de niños no tuvieron protección ante la posibilidad de violencia en sus hogares debido a la pandemia.

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, sostuvo que "los cierres de escuelas y la restricción de movimientos ha dejado a algunos niños atrapados en sus casas con agresores".

"Con el impacto de la pandemia en los servicios de protección y en los trabajadores sociales se puede decir que los niños no tienen a dónde recurrir en busca de ayuda", añadió y luego recalcó que durante la pandemia, el contacto limitado de los niños con redes informales de protección como amigos, maestros, parientes lejanos y miembros de la comunidad los deja a la deriva.

"Los sistemas de protección a la infancia ya tenían dificultades para responder frente a la violencia contra los niños y ahora, la pandemia ha agudizado el problema y ha atado de manos a quienes se encargan de proteger a los menores en riesgo", insistió Fore.

La encuesta de Unicef mostró que al menos un servicio social se alteró gravemente en dos tercios de los países que respondieron el sondeo, entre ellos Sudáfrica, Malasia, Nigeria y Pakistán, en tanto el sureste asiático, Europa del este y Asia central concentran a la mayoría de los países con alteraciones en sus servicios.

Además, indicó que antes de la pandemia los niños estaban muy expuestos a la violencia y recordó que cerca de la mitad de ellos sufría algún tipo de castigo físico en su casa, por lo que el encierro debido a las distintas cuarentenas pueden terminar con un agresor y su víctima atrapadas en el mismo lugar.

El informe también remarcó que casi el 75% de los pequeños entre 2 y 4 años estaba sometido a métodos violentos de disciplina y una de cada tres adolescentes de 15 a 19 años había sido víctima de su pareja en algún momento.

Dejá tu comentario