Policías asesinados: liberaron a detenidos

Información General

Fueron liberados ayer los dos detenidos por el triple crimen de los policías ocurrido hace 10 días, en la Planta de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad Bonaerense. El juez César Melazo atribuyó la medida a la falta de pruebas luego de que le negara el pedido de detención que hiciera la fiscal del caso, Leyla Aguilar.

En torno al controvertido caso, el gobernador bonaerense, Felipe Solá, ya había advertido que podría haber «más de un móvil» en la masacre de los policías de La Plata. En el momento en que se dirigía a votar señaló enfáticamente: «Hay que esperar las indagatorias» de los detenidos en el caso.

Tras emitir su voto en una escuela de la ciudad de Mercedes, Solá se refirió al asesinato de los dos oficiales y un sargento en un edificio del Ministerio de Seguridad, abriendo las puertas a la decisión que horas después tomó el magistrado judicial. Circunstancia que genera otra vez alternativas para las especulaciones sobre el motivo real de este hecho.

El juez platense César Melazo finalmente decidió seguir con los allanamientos y liberar a los dos detenidos, luego que la fiscal Leyla Aguilar les imputara los delitos de «homicidio calificado por ensañamiento (cuando se le provoca un dolor innecesario a la víctima) y robo calificado por el uso de armas».

En las últimas horas, las pesquisas concluyeron que se habían encontrado rastros de sangre humana, posteriormente lavadas, en el auto de uno de los detenidos, un Chevrolet Corsa blanco -similar a un vehículo que testigos afirmaron ver cerca de la escena del crimen. A partir de esa conclusión, se iniciaron estudios para determinar si los rastros, hallados en las luces, la alfombra del baúl y el piso de la parte posterior del auto, se correspondían con la sangre de los detenidos ( circunstancia que no había ocurrido) o responden a las propias víctimas.

  • Nuevas alternativas

    Además del barrabrava Gustavo Mastrovita, había sido detenido Leandro Colucci, de 27 años, acusado de ser el instigador de la masacre de los policías, por cuestiones pasionales. Una situación no comprobada hasta el día de ayer y que abre nuevas alternativas para la pesquisa.

    En tanto, el jefe de la barrabrava de Estudiantes, Fabián Giannotta, al mismo tiempo, había afirmado que el allanamiento a su casa que se hizo en el marco de la investigación del triple crimen de policías en La Plata «es el precio de la fama» que debe pagar, y sostuvo que hay una persecución en su contra. «Este es el precio de la fama, soy el jefe de la barra de Estudiantes. Alguien tiene que caer, y no sé por qué nosotros», indicó Giannotta, al referirse al hecho de que un integrante de esa agrupación esté siendo buscado por su presunta participación en ese sangriento episodio.

    Cabe recordar que la vivienda de Giannotta fue allanada el viernes pasado, pero allí no se encontró ningún elemento que lo comprometiera y por ello siguió en libertad. En declaraciones, Giannotta recordó que «hace unos meses» la fiscal había ordenado otro allanamiento, pero que «tampoco encontró nada», y consideró que esta situación que vive es una consecuencia de una «interna de la barra».

    Uno de los barras de Estudiantes, Gustavo Mastrovita, quedó en libertad a pesar de estar imputado como uno de los autores materiales del triple homicidio, y tiene una herida de bala en una mano, y esa lesión sería producto de un balazo que le habría efectuado una de las víctimas, el sargento Pedro Díaz, aunque familiares de Mastrovita sostienen que la sufrió dos días después en un intento de asalto.
  • Dejá tu comentario