Por un apagón, la Ciudad colapsó en plena hora pico

Información General

Un gigantesco apagón afectó a más de tres millones de personas, colapsó varias horas el sistema de subterráneos y dejó fuera de servicio a cientos de semáforos en las principales arterias de la Ciudad, en un día agobiante.

Los cortes de luz que afectaron a vecinos de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires incluso desde el fin de semana pasado se mantuvieron a lo largo de otra sofocante jornada de calor en la región, lo que desencadenó airadas protestas callejeras.

La distribuidora Edesur adjudicó el corte a una "doble falla" en líneas de alta tensión. El desperfecto se produjo en una red que trae energía desde Bosques (Florencio Varela) a la Costanera.

El impacto fue aún mayor como consecuencia de tres días consecutivos de altas temperaturas. La vocera de Edesur, Alejandra Martínez, precisó que el desperfecto ocurrió en una doble red de alta tensión, que abastece de energía a buena parte de la Ciudad de Buenos Aires. De acuerdo con su estimación, el 95% de los clientes afectados había recuperado el servicio eléctrico unas dos horas después del corte.

La vocera reconoció que las altas temperaturas tuvieron incidencia en el desperfecto. "Tuvimos un impacto grande de tres días consecutivas de altas temperaturas", explicó. Y reconoció que el intenso calor "influye en el sistema", donde están faltando inversiones imposibles de encarar debido a la falta de una adecuación tarifaria.

Ayer permanecieron sin suministro eléctrico zonas de Almagro, La Paternal, Colegiales, Belgrano, Núñez, Caballito, Villa Crespo, Lugano, Parque Chacabuco, Balvanera, Monserrat, Barracas, Liniers, Floresta y Pompeya, entre otros barrios porteños, reportaron usuarios afectados. Las zonas damnificadas van cambiando día a día porque las empresas distribuidoras de energía tratan de ir compensando las interrupciones como pueden.

Los cortes, que también se registraron en localidades del conurbano bonaerense, como Lomas de Zamora, Monte Grande, Ezeiza y Pacheco, se combinaron con una baja presión de agua en numerosos barrios y malos olores surgidos de pilas de basura acumuladas en la vía pública.

Ocurre que un conflicto gremial en el CEAMSE ocasionó trastornos en el servicio de recolección de residuos, en especial en la Capital Federal, y la ola de calor que azota a la región metropolitana aceleró el proceso de descomposición de los desechos amontonados en las calles.

Pese a las altas temperaturas -la sensación térmica llegó a los 36 grados- vecinos de la Ciudad de Buenos Aires salieron a protestar por los cortes de luz y bloquearon, por ejemplo, el tránsito en zonas estratégicas de la Capital, como en Corrientes y Estado de Israel. Se espera que el alivio, en cuanto al clima, llegue mañana, cuando se anuncian lluvias.

"La red está funcionando bien, no hay barrios específicos en donde falte luz, son casos aislados", dijeron voceros de Edenor, distribuidora de energía eléctrica que transita, al igual que Edesur, por una delicada situación financiera.

Por su parte, Edesur, intervenida este año por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, reconoció que los problemas se deben a una "sobre-exigencia de la red". "Lo que estamos haciendo es apelar al uso racional de la energía por la ola de calor", agregó un portavoz.

Fuentes del sector eléctrico confiaron que las últimas inversiones fuertes se hicieron durante la década de 1990 y están llegando a su máximo de explotación, por lo que las interrupciones del servicio son cada vez más difíciles de solucionar. "Se sabía que esto iba a pasar en algún momento. El sistema eléctrico es un colador que hace agua por todos lados", dijo un especialista que trabaja desde hace 20 años en el sector.

La presidente Cristina de Kirchner aún no se pronunció sobre el colapso, que también dejó sin energía a la Casa Rosada y al Congreso.

La interrupción del suministro eléctrico también provocó complicaciones en el de por sí febril tránsito porteño, dado que numerosos semáforos quedaron fuera de funcionamiento.

En algunos barrios de la Ciudad, como en Villa Crespo y Almagro, los cortes de luz persisten desde el fin de semana y los vecinos aseguran que no reciben de parte de la empresa distribuidora Edesur una respuesta satisfactoria a sus reclamos.

Una situación similar se registra en Belgrano, en especial en la zona de la avenida Cabildo y Blanco Encalada, epicentro de la inundación que provocó la feroz tormenta que se abatió sobre la Capital y el conurbano la semana pasada.

En tanto, el Ministerio de Seguridad puso en marcha un operativo de seguridad especial en las zonas porteñas afectadas por el apagón.

Dejá tu comentario