"Robo del siglo": aseguran que los ladrones portaban armas reales

Información General

Un vigilador privado que trabajaba en el banco Río de Acassuso cuando se concretó el denominado "Robo del siglo" aseguró que al menos una de las armas que portaban los delincuentes que lo mantuvo como rehén no era de juguete sino real.

"Yo no estaba armado dentro del banco y no utilizo armas, pero algo conozco de armas", dijo el vigilador privado Jorge Lius Ferreira, quien estaba en el primer piso del banco Río cuando se concretó el robo, y esta mañana declaró en la cuarta audiencia del debate oral.

Las armas que utilizaron los delincuentes para concretar el robo forman parte de uno de los puntos de importancia del debate oral, ya que si bien los investigadores no lograron comprobar la aptitud de las mismas, los fiscales del juicio Eduardo Vaiani y Gastón Garbus pretender que se los acuse por su utilización en el hecho.

Ante esta situación, los integrantes del tribunal oral en lo criminal 1 de San Isidro, María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Gonzalo Aquino, decidieron exponerle al testigo distintas armas, entre ellas las secuestradas durante los allanamientos a los imputados y otras de juguete.

Pero el vigilar Ferreira fue claro al marcar el arma que llevaba uno de los delincuentes en el robo al banco: "la que se utilizo fue ésta", y señalo una pistola calibre 9 milímetros.

Respecto al hecho, el testigo dijo recordar que se hallaba en el primer piso de la institución cuando comenzó el robo y que vio entrar a un hombre vestido con traje gris y a otro que llevaba un guardapolvos blanco "como de médico o maestro".

"El de traje gris era el más amable. En un momento ofreció a los rehenes la posibilidad de llamar a sus familiares para avisar que estaban bien. El de guardapolvos estaba más nervioso", dijo.

Luego, también declaró el perito científico de la policía bonaerense Oscar Fabián Giménez, quien aportó pocos detalles sobre el motor del gomón que se halló en las alcantarillas por donde huyeron los delincuentes.

Además, declaró el perito policial Rodolfo Alejandro Méndez, quien participó de los peritajes dentro de la sucursal bancaria de Acassuso.

Por otra parte, el TOC 1 aceptó un pedido del abogado defensor del imputado Alberto Rubén De la Torre, Ernesto Vissio, quien solicitó la realización de una inspección ocular en el lugar del hecho, aunque hasta esta tarde no se había resuelto el día que se llevará a cabo.

Los imputados De la Torre (56), Araujo (41), Sebastián García Bolster (40) y Julián Zalloecheverría (51) están acusados de robo agravado con armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse por acreditada, en poblado y en banda, con penas entre tres y diez años de cárcel.

El "Robo del Siglo" ocurrió el 13 de enero de 2006 en la sucursal Acassuso del Banco Río, cuando cinco delincuentes robaron al menos ocho millones de dólares, joyas y alhajas de oro, brillantes, piedras preciosas, perlas, relojes, lapiceras y encendedores, según la elevación a juicio efectuada por el juez Rafael Sal Lari.

Los ladrones no sólo vaciaron las cajas de seguridad sino también obligaron a la jefa operativa del banco y al contador a abrir el tesoro de la entidad, debiendo soportar el retardo de su sistema de seguridad para sacar pesos y dólares.

El asalto se perpetró en medio de una toma de rehenes y los ladrones eludieron el cerco de 200 policías escapándose con el botín a bordo de un bote por alcantarillas subterráneas.

Cuando el grupo Halcón ingresó en la sucursal, sólo quedaban los clientes y los empleados que habían sido mantenidos cautivos, las cajas saqueadas y un curioso mensaje: "En barrio de ricachones sin armas ni rencores. Es sólo plata y no amores".

De la Torre (ex comerciante) y Araujo (ex profesor de artes marciales y artista plástico) están sindicados como quienes entraron al banco en un auto y tomaron los rehenes, García Bolster (técnico electrónico) como el que construyó el túnel y esperó en el bote para escapar con el botín y Zalloecheverría (ex comerciante,) quien estaba en la camioneta con la que escaparon.

Dejá tu comentario