Se levantó el paro de ómnibus

Información General

Los sindicalistas del transporte levantaron ayer el paro nocturno de colectivos que venían cumpliendo en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires desde hacía cuatro días, tras recibir garantías de incrementar la vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad.

El titular del gremio, Roberto Fernández, afirmó que «a partir de las 22 las unidades van a circular» y de ese modo quedó suspendida la medida en reclamo de mayor seguridad para los choferes luego del asesinato de un colega en la localidad de Laferrere, al oeste del conurbano.

«Se llegó a esta medida luego de haber obtenido el compromiso de parte de las autoridades nacionales y provinciales de aumentar la presencia policial en las zonas que denominamos calientes», señaló, Fernández.

Al respecto agregó: «En Buenos Aires vimos que ya se están tomando medidas para más seguridad».

A su vez, señaló que recibió la promesa de que también se utilizarán hombres de Prefectura y Gendarmería para reforzar los lugares de la Capital Federal y el conurbano considerados «inseguros».

El líder gremial hizo el anuncio luego de una reunión del Consejo Directivo realizada en la sede de la UTA, ubicada en el barrio de Balvanera.

Previamente, en horas de la mañana, el titular de la UTA se había reunido con el ministro Justicia y Seguridad nacional, Aníbal Fernández, y se manifestó «conforme» con lo charlado en el encuentro.

  • Reunión

    Luego de cuatro noches sin servicio de colectivos, los representantes de la UTA dispusieron no continuar con el paro, y se reunirán hoy a las 11 con el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, y el jefe de la Policía Federal, Néstor Vallecas.

    En ese encuentro, los dirigentes gremiales presentarán un mapa donde se demarcará un circuito de sitios «peligrosos» en los que se deberá aumentar la presencia de efectivos.

    Para más adelante quedarán las negociaciones referentes a la implementación de otras medidas de seguridad de mayor envergadura, como el seguimiento de todas las unidades a través del sistema satelital GPS y la instalación de «cabinas blindadas» para aislar a los conductores de los pasajeros.

    El reclamo de los colectiveros se inició luego del ataque ocurrido el jueves pasado cuando un pasajero supuestamente alcoholizado -quien está detenido- apuñaló al conductor de la línea 96 Hugo Encina, quien murió el sábado.
  • Dejá tu comentario