Sólo ocho de cien familias aceptaron abandonar el edificio ocupado de San Telmo

Información General

El subsecretario de Justicia porteño, Daniel Presti, informó que sólo ocho de cien familias que viven en un edificio del barrio porteño de San Telmo, que fue allanado por la policía, aceptaron abandonar el lugar a cambio de $ 7.000.

El edificio está ubicado en Paseo Colón 1588.

El inmueble fue allanado por personal policial, que detuvo a cuatro personas por tenencia de drogas, mientras que dos mujeres fueron trasladadas a un hospital porteño, afectada de tuberculosis.

El subsecretario de Justicia porteño Presti dijo que las autoridades conocían las condiciones deplorables del lugar pero señaló que "no los dejaban entrar al edificio".

El funcionario expresó que las denuncias de otros vecinos del barrio motivaron su intervención, y la actuación del Juzgado Federal N 3 que ordenó ayer el allanamiento.

Presti dijo que "muchas familias quieren irse y aceptar el ofrecimiento del gobierno de $ 7.000 pero las que quieren quedarse les impiden hacerlo". 

Una mujer que vive en el lugar y se identificó como Rosa Vázquez dijo que está allí desde "hace nueve años" con sus tres hijas, su hermana y su madre. 

"Trabajo acá y los chicos van al colegio del barrio. No es lindo vivir así, pero qué puedo hacer con $ 7.000?. Nos piden más de 1.300 por mes de alquiler, dos meses de depósito y una garantía de un familiar", dijo la mujer.

Vázquez no negó que se haya encontrado droga en el edificio, pero pidió que se contemple a la gente que, como ella y otras vecinas y vecinos, pagan la luz, compran el gas y mandan los chicos al colegio.

"No es justo que nos igualen con gente que delinque, se droga o es violenta. Sabemos que hay problemas aquí pero, justamente, los que viven de esa forma son los que también solo buscan llevarse dinero y no buscan mejorar".

Algunos vecinos coincidieron en que este tipo de "soluciones" sólo les sirve a los que aprovechan el dinero porque viven de desalojo en desalojo. Son los más nuevos que están meses en un lugar y después toman otro edificio para cobrar e irse.

Gladys Salazar, de 39 años, señaló que "están dispuestos a pagar una cuota de un préstamo para acceder a una vivienda pero el gobierno insiste con los 7.000 pesos o nada".

La mujer aseguró que ayer el operativo policial fue violento e incluso "se robaron algunos ahorros" que tenían.

Dejá tu comentario