Sospechan que jefe policial fue cómplice del "robo del milenio"

Información General

La Justicia investiga si los boqueteros que saquearon 99 cajas de seguridad del Banco Macro de Congreso en marzo pasado, en lo que se denominó el "Robo del Milenio", actuaron con la zona liberada por un jefe policial que está bajo sospecha.

Fuentes judiciales y policiales confirmaron que en las próximas horas tanto la Justicia como la Policía Federal podrían tomar alguna determinación sobre el sospechoso, que es un oficial jefe de la fuerza que durante las horas que duró el robo estuvo en las inmediaciones del banco ubicado en avenida Callao al 200.

Fuentes de la Fiscalía Nacional de Instrucción 45, a cargo de la Viviana Fein, donde se dirige la investigación, aseguraron que están "preocupados por las filtraciones de información de la causa" que hubo en los últimos días sobre la presunta zona liberada y otros datos.

"Intentamos reimplantar el secreto de sumario, pero no ha sido avalado por el juzgado. Lo único que queremos es detener a todos los autores de este robo, para eso trabajamos hace dos meses con la Policía Federal y este tipo de filtraciones perjudican el completo éxito de la investigación", agregó la fuente de la fiscalía.

Los últimos acontecimientos obligaron a precipitar algunos pedidos de la fiscal Fein al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 21, a cargo del juez Mauricio Zamudio, que podrían dar lugar a algunas medidas, allanamientos y, quizá, detenciones.

Según los informantes, la madrugada del 7 de marzo pasado, cuando se estaba desarrollando el robo, ese jefe policial fue visto junto a su chofer estacionado en un garage a pocas cuadras del Banco Macro.

La sospecha sobre la zona liberada también se sustenta en el análisis de los videos de las cámaras que pudieron captar los movimientos en el exterior del banco.

Durante las 9 horas que duró el robo, ningún patrullero pasó por la cuadra del banco, donde estuvieron estacionados un auto celeste y una camioneta blanca tipo utilitaria usados por la banda para escapar con el botín.

El hecho se inició cerca de las 22 del sábado 6 de marzo, en la sede bancaria de avenida Callao 264, a poco más de dos cuadras del Congreso de la Nación, y según lo captado por las cámaras terminó a las 7.17 del domingo 7, cuando se activó la alarma que avisó a la policía.

Los ladrones aprovecharon que el sereno de la escuela técnica que funciona arriba del banco bajó a recibir una pizza que había pedido por delivery para interceptarlo y tomarlo como rehén junto a su hijo y a un linyera que dormía en la puerta del banco.

Los delincuentes hicieron un primer boquete en el piso de la sala de profesores de la escuela que les permitió ingresar al Banco Macro por el techo, justo en el pasillo donde está el panel de alarmas de la entidad.

La banda contaba con al menos un integrante especialista en alarmas que logró "puentear" los dispositivos para que no sonaran las alarmas mientras concretaban el robo.

De allí, abrieron una puerta con una clave que los llevó al subsuelo donde realizaron un segundo boquete en una pared que les permitió el ingreso al sector de las cajas de seguridad.

Los 256 cofres fueron violentados, pero sólo 99 cajas estaban alquiladas por clientes y fueron saqueadas por los delincuentes.

Algunas de las cámaras internas del banco lograron captar por unos segundos a los delincuentes que, según informó la fiscalía, fueron 10 y usaron pasamontañas, barbijos y guantes para no dejar huellas.

Tal como sucedió con los autores del denominado `Robo del Siglo` al Banco Río de Acassuso, ocurrido en 2006, en este hecho los ladrones dejaron una frase burlona: "No será el del siglo, pero es el del milenio".

Dejá tu comentario