Temporal hizo colapsar a la Capital y al Gran Buenos Aires

Información General

Aunque no fue demasiado prolongado, el temporal que ayer azotó la Capital Federal y el Gran Buenos Aires tuvo inusitada fuerza, tanto que dejó calles anegadas; evacuados; accidentes; interrupción de servicios de trenes, subtes y aeropuertos, además de cortes en el servicio de energía eléctrica y en el de telefonía.

Como se hace habitualmente, y aunque «se estuviera viniendo el mundo abajo», la gente debió salir como todos los días. A la mayoría de los afectados la tormenta los sorprendió en los horarios en que deben partir hacia sus trabajos y a resolver las necesidades cotidianas programadas, sacándoles pecho a las condiciones meteorológicas, pero se encontraron con un previsible colapso de los servicios que dejó las calles totalmente anegadas, porque es sabido que la estructura de desagües data de 1939.

Por la cantidad de agua que había en las vías, las ex líneas Mitre y Sarmiento suspendieron sus servicios durante un importante lapso. Los subtes corrieron la misma suerte, ya que la mayoría de las líneas interrumpió el servicio por el anegamiento en las vías que produjeron los 72 milímetros de agua que cayeron durante la tormenta y que, además, llevaron a la empresa Edenor a cortar el suministro eléctrico en San Isidro, Villa Ballester, San Martín y Villa Hidalgo.

  • Seguridad

    A las calles por las que no se podía circular debido al agua se sumó el operativo de seguridad que se montó por el inicio de las sesiones ordinarias en el Congreso, lo que dificultó aun más la circulación por la Ciudad. Por su parte, los aeropuertos no estuvieron al margen del temporal. En Ezeiza, un rayo causó daños de importancia en el sistema de radares, lo que hizo que los vuelos de la estación sufrieran algunas demoras.

    Como suele ocurrir cuando se produce este tipo de temporales, los barrios de Palermo, Belgrano, Núñez y La Boca sufrieron varios anegamientos. De todas maneras, la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso un amplio operativo que incluyó refuerzos y aumento de la frecuencia de los servicios a su cargo, y medidas complementarias para tratar de que las consecuencias no fueran mayores.

    También se inundaron parcialmente los accesos que comunican la Ciudad con el sur del Gran Buenos Aires, en especial el Puente Pueyrredón y el Puente La Noria. En la zona de Parque Centenario hubo inundaciones sobre la avenida Corrientes, mientras en Juan B. Justo y Paraguay, en Palermo, también se registraron anegamientos.

    Por el mismo motivo hubo escenas de desesperación ante el avance de las aguas que se repitieron en varias localidades del nordeste provincial, de La Plata a la Lomas de Zamora, de Avellaneda a San Isidro, y luego aun más al Norte, hacia donde se desplazó la tormenta.

    Fueron evacuadas más de 350 personas de distintos partidos del Gran Buenos Aires que debieron desalojar sus viviendas, y existe un número no preciso de autoevacuados en el interior provincial, según fuentes de Defensa Civil y del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires. Los distritos más afectados son: Quilmes, con 202 evacuados; Marcos Paz, con 15; Arrecifes, con 100; Luján, con 30, e Ituzaingó, con 40, destacaron fuentes de Defensa Civil bonaerense y del distrito de Quilmes.
  • Dejá tu comentario