Transporte verde, una posible solución para el desempleo postpandemia

Información General

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró que una "ecologización del transporte" podría generar 15 millones de empleos en el mundo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró en un informe que una "ecologización del transporte" podría ser una solución al desempleo que enfrentará el mundo una vez que concluya la pandemia por el coronavirus Covid-19, al producir más de 15 millones de puestos de trabajo a nivel global.

"La recuperación frente a la pandemia debería propiciar una mejora de la situación preexistente e impulsar avances en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", remarcó el estudio del organismo laboral tripartito y de la Comisión Económica de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Europa (CEPE) con el que propone una transformación en los medios de transporte para "para fomentar las economías verdes y sostenibles en el plano medioambiental".

En el análisis titulado "Empleo en el sector del transporte verde y saludable: fomentar la transformación ecológica", el organismo que conduce el ex sindicalista británico Guy Ryder precisó que podrían generarse 10 millones de puestos de trabajo en el mundo, de los cuales 2,9 millones serían en 56 países de América septentrional, Europa, el Cáucaso y Asia central si la mitad de los vehículos fabricados fueran eléctricos.

En tanto, otros 5 millones de nuevos empleos, de los cuales 2,5 millones pertenecerían a ese área si las naciones que la integran duplicaran su inversión en el transporte público.

"El aumento del gasto en bienes y servicios, que permitiría la reducción de la erogación en petróleo, y medidas productivas y de consumo de energía contribuirían a crear empleo fuera del ámbito del transporte. Su electrificación (pasajeros y cargas) también lo haría, en particular si la electricidad necesaria para ello se generara mediante fuentes renovables", argumentó el informe.

Por otro lado, se señalaron beneficios que surgirían con el impulso de este cambio mundial, como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y acústica y la congestión del tráfico.

Para la OIT, alcanzar el objetivo de una sociedad sostenible e inclusiva en lo medioambiental implicará una transformación estructural de la economía, lo que promovería el trabajo decente y protegería al trabajador y su familia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario