En primera persona: cómo trabajan los expertos argentinos para identificar a los "mártires" de Vietnam

Información General

Desde el 2011, el Equipo Argentino de Antropología Forense participa en el reconocimiento de los caídos durante la guerra. Ámbito entrevistó a Analía González Simonetto, titular de la misión.

Vietnam no es solo el nombre de un país. Es un concepto; una palabra que define una era de la humanidad. La guitarra de Hendrix, el cuerpo de Muhammad Alí, el movimiento hippie y un cielo infestado de helicópteros. Al menos bajo el tamiz hollywoodense y su filtro selectivo. Y detrás de ese folclore, de esa máquina de cortar tickets, la primera guerra televisada de la historia; la gran derrota estadounidense, en el prime time.

Con una duración de casi 10 años, el conflicto dejó un saldo de entre 3 y 5 millones de muertos. Muchos de esos hombres y mujeres no formaban parte de fuerzas regulares, sino que integraban guerrillas clandestinas como el Viet Cong. Ese anonimato, sumado a la hostilidad de la selva, el calor agobiante y el poder destructivo del napalm, hizo imposible el reconocimiento de miles de cuerpos. Por eso, al día de hoy, el gobierno continúa identificando a sus "mártires", con un aliado clave: el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

"Por nuestra propia historia, como EAAF tenemos una trayectoria y una práctica que sería un desperdicio no poder compartirla con otros países que están en situaciones similares y que por ahí no tienen tanto desarrollo en ese sentido. Para Argentina es un honor cooperar y que la Cancillería y el gobierno de Vietnam confíen en nosotros", explica a Ámbito Analía González Simonetto, antropóloga forense y titular de las misiones del EAAF en el sudeste asiático.

Génesis

La colaboración entre el EAAF y la República Socialista de Vietnam surgió en el 2010, cuando la Argentina suscribió con ese país el acuerdo de Cooperación Sur-Sur y Triangular (FO-AR) para el desarrollo de diversos proyectos técnicos. Dentro del intercambio, Hanoi incluyó su inquietud para la identificación de sus mártires de guerra. Así entraron en escena los expertos argentinos. Su trabajo se divide en dos planos: uno formativo, con clases y capacitaciones a los profesionales locales, y otro de campo, que incluyó exhumaciones y tareas en los cementerios vietnamitas.

En 2011, hace exactamente una década, el Equipo puso manos a la obra y empezó los primeros cursos de capacitación en las ciudades de Hanoi y Ho Chi Minh. Más allá de la experiencia profesional, ese viaje inicial fue un choque de culturas; el encuentro con la otredad, la materia prima de cualquier antropólogo/a. La música, el cine, la literatura y todo lo que los manuales decían sobre Vietnam pasaron a un segundo plano.

"Para mí fue emocionante por todo lo que leímos y escuchamos; por la cultura popular. Es mucho lo que creemos saber de Vietnam. La dicotomía de llegar y encontrarte con un pueblo maravilloso, de gente super amable. Quienes estamos en Argentina tenemos todo muy permeado por la versión norteamericana, incluso a sabiendas de que perdieron la guerra. Fue un desafío, porque estamos hablando incluso hasta de pautas culturales en el tratamiento con los muertos que son muy distintas a las nuestras", comenta la experta.

Vietnam EAAF 3.jpg

Apenas un año después, en 2012, el EAAF llevó adelante junto al Ministerio de Defensa de Vietnam la primera exhumación de cuerpos en un cementerio. "En esa oportunidad, en Ho Chi Minh, se exhumaron 12 cuerpos y se tomaron muestras de ADN. Ellos estaban muy contentos con esta posibilidad de obtener perfiles genéticos. Son muestras de hace como 60 años, con un suelo súper ácido, que degrada muchísimo el ADN", dice la responsable de la misión.

Esa tarea tuvo un saldo favorable y promovió la continuidad del proyecto. La antropóloga narra: "En 2014 se hizo un curso de capacitación en genética forense. Fueron dos personas de nuestro laboratorio genético y vinieron genetistas vietnamitas a nuestras instalaciones". Más allá del trabajo en el territorio, los forenses argentinos buscan que sus pares vietnamitas puedan avanzar en su trabajo sin la necesidad del acompañamiento continuo. La creación de protocolos, la unificación de bases de datos y el perfeccionamiento de la recolección de información son algunos de los tópicos en los que el EAAF brinda asistencia.

Vietnam

La huella de la historia

El 2015 presentó un nuevo desafío. Simonetto y su equipo -no mayor a seis personas- volvieron a Vietnam para trabajar junto al Ministerio de Trabajo, Inválidos y Asuntos Sociales (MOLISA), entidad a cargo de la búsqueda y la identificación de los mártires. Esta vez, la tarea tuvo un volumen mayor. "Con ellos hicimos una exhumación de casi 40 sepulturas, en un cementerio que está en el límite con Laos. Eran combatientes vietnamitas que cruzaron la frontera y murieron en un bombardeo norteamericano", relata.

La zona fue una de las más álgidas durante la contienda. Por esas fronteras discurría la "Ruta Ho Chi Minh", un camino de miles de kilómetros que comunicaba Vietnam del Norte con Vietnam del Sur, y que servía para abastecer a las fuerzas que combatían a los estadounidenses. Se estima que solo en su traza EEUU arrojó más bombas que en toda la Segunda Guerra Mundial, un promedio de ocho por minuto. De hecho, en 2016 Barack Obama se convirtió en el primer presidente norteamericano en visitar Laos, lugar al que definió como "la Nación más bombardeada de la historia", al disculparse en nombre de Washington y presentar un proyecto para la erradicación de explosivos en la región.

"Los informes genéticos que hicimos nosotros no pasan de los 15. Ellos identificaron alrededor de 1.000 personas. Estamos hablando de una población desaparecida, en el sentido de que no se sabe dónde están los cuerpos de cerca de 500 mil personas. Es un número gigantesco de víctimas de la guerra. Ellos siguen con el proceso y al día de hoy continúan con las entrevistas, tomando muestras de referencia y cotejando con los NN de los distintos cementerios", comenta la antropóloga.

Además del clima y del paso del tiempo, también juegan otros factores. "En muchos casos son 'entierros secundarios', porque los cuerpos no se recuperan de los lugares donde se encontraron originalmente o donde fueron inhumados, ya que se desenterraban y se llevaban a estos cementerios creados específicamente para los mártires", cuenta, y agrega: "El tipo de suele hace muy difícil la conservación. Es similar al de Misiones, con la tierra colorada, que es super ácida y degrada al hueso".

Con respecto a los perfiles de los muertos identificados, la integrante del EAAF dice: "Los casos que yo he visto pertenecen al Viet Cong, pero también hay mucha población civil que combatió. No eran tropas, pero sí personas que colaboraban con el Ejército de Vietnam del Norte. Hay un escenario mixto. Ellos tampoco están haciendo una comparación a ciegas. Tienen registros de distintos pelotones: quiénes conformaban cada una de estas tropas. Sabían sus movimientos. Trabajan con hipótesis de identidad, de quiénes son los que podrían estar inhumados en cada lugar".

Vietnam EAAF 2.jpg

Visión de futuro

Hasta el momento, este intercambio entre Argentina y Vietnam atravesó los gobiernos de Cristina de Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández de manera transversal. Para Simonetto, "más allá del color político, es una cooperación super interesante. Por nuestra propia historia, como EAAF, tenemos una trayectoria y una práctica que sería un desperdicio no poder compartirla o colaborar con otros países que están en situaciones similares y que por ahí no están tan desarrollados en ese sentido. Para Argentina es un honor; trasciende cualquier color político".

La entrevistada no tuvo contacto con familiares de los caídos en la guerra, ya que esas relaciones las manejan las autoridades vietnamitas, pero sí conoció a veteranos, que colaboraron y los asesoraron durante los trabajos de exhumación. Su último viaje fue en 2018, cuando participó de una reunión con la Embajada argentina y la contraparte local, para profundizar la cooperación. Esa escala formó parte de un viaje que incluyó a Malasia y Tailandia, donde el EAAF participa en la búsqueda e identificación de personas desaparecidas.

Luego, irrumpió la pandemia. "Seguimos de manera virtual con la creación de protocolos que unifiquen las bases de datos, las entrevistas con las familias, las recolecciones de muestras de referencias. Es un proceso que siguió durante los siguientes años", destaca. En junio, se realizó un encuentro por Zoom titulado "Argentina-Vietnam: a 10 años del comienzo del proyecto Identificación de los Mártires vietnamitas muertos durante el conflicto con USA", donde se analizó la continuidad de la cooperación y se hizo un balance de su primera década.

De esa reunión, Simonetto recuerda que Vietnam quiere "seguir siendo parte de esa cooperación para seguir capacitándose, sobre todo en la parte genética". "Establecimos acuerdos para seguir contribuyendo con la cooperación, ya más focalizada en cuestiones genéticas y conformación de protocolos y bancos de datos, no solo genéticos sino también familiares. Hace mucho tiempo que pasó la guerra y los familiares se van muriendo. Queremos que en la posteridad quede un banco con la muestra de los familiares de los mártires", comenta.

A modo de cierre, la antropóloga forense adelanta que buscarán retomar las capacitaciones. "Algunas se pueden hacer de modo virtual pero otras no. Hay que ver el año que viene cómo están las condiciones para hacer capacitaciones presenciales o una modalidad mixta. La idea es continuar con el proyecto", agrega. 46 años después de finalizada la guerra de Vietnam, todavía quedan heridas por cicatrizar y un tendal de interrogantes por responder. Fiel a su trayectoria, el Equipo Argentino de Antropología Forense hace su aporte para armar el complejo rompecabezas de la historia.

Dejá tu comentario