Edición Impresa

La sombra de D´Alessio mantuvo viva la causa Gas Natural Licuado

Otra participación judicial del falso abogado fue crucial para mantener abierto expediente por presunta corrupción, luego de colapso de pericia.

La causa Gas Natural Licuado (GNL) fue el antecedente principal para que el expediente originado en los “cuadernos” del exchofer Oscar Centeno fuese instruido por el tándem compuesto por Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli. La decisión de evitar un sorteo había sido inicialmente convalidada por la Cámara Federal que no descartó la existencia de tal conexidad, apenas esbozada pero suficiente para que retuvieran todo dentro de un mismo paquete. Pero la sombra del falso abogado Marcelo D´Alessio, procesado por maniobras de extorsión y de espionaje ilegal, alcanza también ese caso, donde su participación quedó plasmada en dos declaraciones “espontaneas” ante Stornelli a principios de noviembre pasado. El rol del supuesto experto en narcotráfico que ahora aparece con vínculos con agentes de inteligencia y en actuaciones parajudiciales con el fiscal fue imprimirle un giro a la investigación tras la caída de la pericia plagada de irregularidades por las que fue finalmente procesado el perito David Cohen que giraba en torno a presuntos sobreprecios. D´Alessio declaró que el eje de la maniobra de corrupción con el GNL habían sido los seguros marítimos contratados para los buques metaneros por Enarsa. Y aportó material que le habría llegado por vía anónima a su “estudio jurídico”.

En paralelo, la Procuración General comenzó un silencioso derrotero de consultas informales a fiscales federales para sondear su interés en ocupar el lugar de Stornelli en la causa “cuadernos” junto con el fiscal Carlos Rívolo. La preocupación llegó después del listado de imputaciones que formuló el juez Alejo Ramos Padilla y le comunicó a Eduardo Casal. Un eventual apartamiento preventivo como método de contención de daños comenzó a ser evaluado de manera muy sutil para evitar que la causa principal quede salpicada. Hubo contactos con los fiscales Guillermo Marijuan, Eduardo Taiano y Gerardo Pollicita. Los tres, por el momento, declinaron disponibilidad.

El 5 de noviembre del año pasado, D´Alessio compareció en la fiscalía de Stornelli. Dijo ser de “profesión abogado” y respondió que “no” tenía un interés especial en la causa, en la pregunta de rigor. Aportó un escrito de 8 fojas con tachaduras realizado por él mismo donde “explicó” como “doscientos millones de dólares se fugaron del país a través de mayores costos portuarios por la importación de GNL, solamente en el rubro agenciamiento marítimo”. La parte que tachó de los anexos con la leyenda “no vale”, indicaba que “en el año 2016 el 6° proveedor de GNL ha sido Shell, mientras que en el 2017 Shell pasó a ser la principal proveedora de GNL del país”.

Declaró que por esos seguros lo llamó Juan Ignacio Forlón (Por Nación Seguros) y le prometió que si no los aprobaba D´Alessio y su jefe, iba a ir a la Quinta de Olivos a hablar del tema con Cristina de Kirchner, algo que sucedió porque la expresidenta habría llamado el lunes siguiente a Gildo Insfrán para quejarse de la postura de su representante, al que finalmente le solicitó la renuncia.

Una semana después, el 7 de octubre, D´Alessio volvió al despacho de Stornelli. Juró decir verdad como testigo. “En forma anónima recibí en mi estudio jurídico cuatro carpetas con documentación dentro de dos bolsas blancas sin denominación alguna, carpetas que aporto en este acto”. Dos contenían supuesta documentación original relacionada con las pólizas de seguros contratadas por Enarsa con Nación Seguros. Otra, un informe de la AGN de 2011. La cuarta, “incluye una investigación interna en la cual intervine” sobre una funcionaria que se llevaba su laptop fuera de la oficina de Enarsa que habría copiado archivos a un disco externo.

Las declaraciones aparecieron recién incorporadas al expediente en enero, antes de que estallara el escándalo por supuesta extorsión contra Pedro Etchebest. Pero un par de días después de que Ámbito Financiero revelara que una pericia oficial determinó que la prueba principal en la causa GNL -que estrenó la denominada “doctrina Irurzun” el 19 de octubre de 2017- fue técnicamente mal confeccionada, con valores erróneos para los cálculos, referencias documentales inexistentes y presumiblemente plagiadas de sitios de internet.

Fue el 10 de abril del año anterior cuando nacía “cuadernos”, y Stornelli firmó una providencia para unificar el testimonio del periodista que hizo estallar el escándalo, Diego Cabot para “su consideración en el marco de la causa 10.456/14” (GNL). El 10 de mayo, Bonadio avaló esto, pero un día más tarde, el fiscal dispuso formar “actuaciones complementarias” a esa causa. Recién el 12 de junio de 2018, “cuadernos” se despegó de GNL con u número de expediente autónomo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario