Guido Vene: "Bailar y cantar es una expresión muy genuina del sentirse libre"

Lifestyle

El ex cantante de Tamesis dio a conocer su primer disco. Lo presenta este jueves en vivo desde Makena y por streaming.

Luego de dar a conocer sus primeros dos singles, Guido Vene (ex cantante de Támesis) lanzó su primer disco como solista. En Demo-D, el artista expone su latido musical bajo un concepto de conexión instantánea. Con el ritmo como principal fuente de expresión y el baile como consecuencia, el cantante se puso al frente de la mayoría de los instrumentos para lograr un material que presentará en vivo este jueves a las 22 por streaming desde Makena en formato de banda.

“Estoy muy acostumbrado a seguir mis instintos. A manejarme por lo que siento. Y como me nació hacerlo ahora armé una banda para salir a tocar. Es algo casi promiscuo, pero me agota la especulación como primera carta de presentación”, asegura el artista de 31 años, quien ya lleva más de 10 años en el ruedo musical. Y a pocas horas de la presentación agrega que “va a ser un regocijo total. Me interesa la idea de plasmar una fotocopia del mundo en crisis. Me sobran las ganas para ponerme al frente y salir”.

Periodista: Empiezo por el final. Terminar con una canción que se llama “Nunca voy a cambiar” es más que una declaración de principios.

Guido Vene: No lo pensé tanto desde la letra, pero sí desde la música. Es el estilo de tema más diferente a lo que se puede haber escuchado de mí. Con un estribillo que es bastante punk y que dice mucho de mí. Sin dudas es una declaración de principios. Nunca voy a cambiar quizá no es el mensaje más lindo, pero hay cosas que no se pueden dejar de decir cómo se sienten. Si hubiera salido con la idea de “voy a cambiar” lo hubiese hecho con otro estilo.

P.: Todos los estribillos tienen gancho. ¿La intención siempre fue llegar a un resultado limpio y ameno?

G.V.: El disco está todo muy pensado. Traté de que fuese mi costado más pop. Las canciones arrancan cuando empiezo a cantar y terminan cuando dejo de cantar. No hay solos. Es un disco muy enérgico, como una escupida. Lo más importante es que cuando lo grabé era una necesidad muy grande.

P.: ¿En qué sentido?

G.V.: Me sacó adelante de que Támesis hubiese terminado. Por eso lo grabé solo. Lo terminé de mezclar en octubre y fui feliz mucho tiempo escuchándolo hasta que decidí darlo a conocer.

P.: Venías de una banda de más de 10 músicos. ¿La soledad fue un refugio?

G.V.: Támesis nunca estuvo enfocado en mí. Era muy plural. Y si estuvo enfocado en algo fue en las guitarras. Por eso este disco no tiene solos. Traté de enfocarme en mi voz y en las historias que tenía para contar. La única que quedó del momento previo a separarse la banda es “Los Desgraciados”, que justamente abre el disco.

P.: En los primeros discos de solistas que vienen de bandas se suele percibir gran parte de eso que fue. Sin embargo, en Demo-D, más allá del link de “Guerreros de la Paz”, lo que prima es el color propio. ¿Que el disco sea más pop era una necesidad básica?

G.V.: Es un disco con ritmos muy diferentes, pero que es muy armónico. Hice una selección de canciones donde hay un patrón armónico y melódico que se repite porque lo que espero de la música es que se pueda bailar y cantar. Quiero compartir las canciones con la gente e invitarlos, sobre todo, a cantar. No me interesa si se identifican, o no.

P.: En El crucero del exilio le cantás a ese lugar de encuentro.

G.V.: El mensaje es claro. La hice en plena temporada macrista, pero excede la política. La sensación de la falta de libertad es muy fuerte. Y bailar y cantar es una expresión muy genuina de sentirse libre.

P.: En el arte de tapa de Demo-D se ve a tus abuelos bailando. ¿Qué expresa esa acción?

G.V.: Me siento muy identificado con el término demodé. Y el disco tiene un formato de demo muy fuerte. De una producción instantánea. Con temas que tienen una sola toma que reflejan lo que pasaba. Sin preproducción, ni producción. Bajo ese criterio me gustaba la idea de expresar el disfrute. Más en un momento en el que gran parte de la gente decidió que los abuelos tengan menos chances de vivir. Me pareció pertinente. Quería dedicarles el disco como guardianes. Como respaldo en este momento en el que los respaldos no abundan.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario