A favor: un auge de 13 años en economía

Mundo

Londres (AFP, El Mundo) - El ininterrumpido crecimiento de la economía británica en los últimos 13 años, que se traduce en la menor tasa de desempleo en Europa, es la mejor carta para los laboristas de Tony Blair, que aspiran a obtener un tercer mandato en las elecciones del jueves. Con una tasa de crecimiento económico de 3,1% en 2004 -muy superior a la de sus vecinos europeos, como Alemania, que registra 1,7%, o Francia, con 2,2%-, Gran Bretaña vive una envidiable era de prosperidad, enfatizan los laboristas, advirtiendo que los conservadores pondrían en peligro ese dinamismo económico.

«Gran Bretaña vive su más largo período de crecimiento continuo desde que esta estadística fue creada en 1701»,
insistió recientemente el ministro de Finanzas, Gordon Brown, que ocupa ese cargo desde el regreso al poder de los laboristas, en 1997 y que ya es señalado como el heredero de Blair.

«La inflación es la más baja en 30 años, las tasas de interés son las más bajas desde hace 35 años, la tasa de empleo no ha sido nunca tan alta y el nivel de vida ha progresado 3% anual en promedio desde 1997», destacó Brown.

En los primeros tres meses de 2005 la tasa de desempleo se situó en 4,4% -lo que, en los hechos, equivale al pleno empleo- comparado con 10,1% en Francia y 10,4% en Alemania. En la zona del euro, la tasa de desempleo se estableció en 8,9% en promedio, según las últimas cifras.

• Optimismo

Además, incluso si la mayoría de analistas estima que un alza de los impuestos será inevitable, las previsiones de los expertos para la economía británica son bastantes positivas.

«Las perspectivas de crecimiento de la economía son favorables», estimó un experto del banco Natexis Banques Populaires,
Renaud Chateauvieux, que prevé que el dinamismo económico, que ha sido impulsado por un desenfrenado consumo de los hogares, continuará, aunque quizá a un ritmo «más sostenible».

Además, el riesgo de crisis inmobiliaria ha desaparecido, señala el experto.

Hace pocos días,
un grupo de grandes empresarios se pronunció en favor de Tony Blair y su Partido Laborista. Sin embargo, no todos los expertos comparten este optimismo, advirtiendo que el crecimiento del déficit público hará inevitable un fuerte incremento de los impuestos, pese a las promesas electorales.

El Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea advirtieron hace unas semanas que el déficit público británico creció en el ejercicio fiscal 2004-2005, debido a ingresos fiscales menores que los previstos en los últimos cuatro años, y a un incremento de los gastos.


«Gran Bretaña vive a crédito», escribió el semanario «The Economist», que anunció el viernes su respaldo a Blair «a falta de otra alternativa mejor».

Christine Franye, economista del Instituto de Estudios Fiscales, señala que el alza del gasto público se debe al amplio programa de inversiones en los sectores públicos -educación, salud y transporte-impulsado por los laboristas, que derrotaron a los « tories» en 1997 comprometiéndose a mejorar esos servicios.

En el primer mandato laborista, el gasto público aumentó 1,6% por año en promedio, y en el segundo mandato crecieron 4,4% anual
, según cifras publicadas por «The Economist».

• Advertencia

«Incluso si los votantes se sienten tranquilos sobre las perspectivas económicas, no deberían», advierte «The Economist» en su último número, que recuerda que el alza del petróleo, a 50 dólares el barril, impactará en el crecimiento económico global.

Los conservadores -el principal partido de oposición, que ha puesto en el centro de su campaña no la economía sino el tema de la inmigración- denuncia esa gestión de las finanzas públicas, afirmando que los laboristas subirán los impuestos y que los británicos deberán pagar durante largos años los desequilibrios de la economía.

Dejá tu comentario