Alemania: 150 policías heridos en masiva protesta contra cumbre del G8

Mundo

Más de 150 policías fueron heridos el sábado en Rostock (este de Alemania) en violentos choques con manifestantes que protestaban contra la próxima cumbre del G8 lanzando cócteles molotovs, piedras y otros proyectiles.

Los disturbios estallaron cuando decenas de miles de manifestantes atravesaban esta ciudad portuaria del noreste de Alemania, ubicada a 25 km del balneario de Heiligendamm, donde los líderes de los ocho países más industrializados del mundo celebrarán una cumbre de tres días a partir del miércoles próximo.

Varios cientos de manifestantes encapuchados lanzaron cócteles molotovs, piedras y botellas contra la policía y prendieron fuego varios vehículos.

La policía utilizó cañones de agua y gases lacrimógenos en un intento por dispersar a los manifestantes, que se cree pertenecen a un grupo de extrema izquierda.

Algunos de los policías fueron heridos de gravedad, dijo un portavoz policial sin dar más detalles.

La violencia sólo involucró a un pequeño porcentaje de las 20.000 personas que participaron en la marcha, según cifras de la policía. Los organizadores de la manifestación -un colectivo de grupos antiglobalización y de lucha contra la pobreza- dijeron que en la protesta había 80.000 manifestantes.

Los disturbios sacan a relucir los temores expresados por las autoridades alemanas de que militantes de extrema izquierda perturben la cumbre con sus protestas.

Anteriores cumbres del G8 han estado marcadas por la violencia, sobre todo la celebrada en la ciudad italiana de Génova en 2001, cuando un manifestante fue muerto por la policía durante los disturbios.

La protesta de Rostock fue el mayor evento de una semana de manifestaciones contra la reunión de los líderes de Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia y Estados Unidos.

La marcha comenzó no obstante en un clima pacífico.

"Hay mucha gente aquí, es una manifestación colorida y con una atmósfera maravillosa. Estamos muy satisfechos con la participación" que ha tenido la convocatoria, dijo Frauke Distelrath, del grupo antiglobalización Attac.

Los manifestantes llevaban carteles que leían "G8=terrorismo, guerra, asesino del clima" y pedían "Que el capitalismo pase a la historia".

Otros llamaban a que las naciones más ricas cumplan con su promesa de aumentar la ayuda a Africa.

Dirk Mirow, un alemán de 37 años que participaba en la marcha, dijo esperar que la cumbre logre un hito en la reducción de los gases con efecto invernadero.

"Estoy aquí para protestar por el clima porque tengo una hija de dos años y me pregunto qué tipo de mundo estamos creando para ella", dijo.

Más protestas están planeadas para los próximos días, y hay militantes que amenazan con bloquear rutas alrededor del aeropuerto de Rostock el miércoles para impedir que los líderes y sus delegaciones accedan al sitio de la cumbre.

Las autoridades alemanas han instalado un masivo dispositivo de seguridad, con hasta 16.000 policías de guardia.
A 70 km de Rostock, otra manifestación contra el G8 organizada para este sábado en Schwerin por el grupo neonazi más grande de Alemania, NPD, finalmente fue prohibida por la justicia, que temía que desencadenara actos violentos.

Como ya es costumbre en las cumbres del G8, el lujoso hotel en que se alojará el presidente estadounidense George W. Bush y los demás líderes del G8 ha sido rodeado por una valla, coronada de alambres de espino.

Se ha instalado asimismo una barrera submarina para impedir que los barcos se aproximen al hotel.

Se espera que el cambio climático y la ayuda a Africa centren la reunión del G8.

Dejá tu comentario