Alemania: un joven mató a cuchillazos a una persona e hirió a otras tres en un tren

Mundo

Un hombre murió y tres resultaron heridos cerca de Munich en un ataque con cuchillo cometido por un alemán, que invocó motivos islamistas, según las autoridades, y que se trató de la acción aislada de un sujeto con problemas psiquiátricos.

Según la fiscalía, el atacante, de 27 años, apuñaló a cuatro personas en torno a la estación S-Bahn (trenes interurbanos) de Grafing, pequeña localidad al este de Múnich.

Una de las víctimas, un hombre de unos 50 años, falleció como consecuencia de las heridas. Los heridos tienen 58, 43 y 55 años.

"El agresor hizo declaraciones en el lugar del crimen que indican motivos políticos, aparentemente islamistas", había afirmado en un primer momento un portavoz de la fiscalía. "La naturaleza exacta de estas declaraciones está siendo verificada", añadió.

Según la prensa local, que cita a testigos, el hombre gritó "Alá Akbar ("Alá es grande"). El hombre fue detenido en el mismo lugar de los hechos, en esta localidad de 13.000 habitantes.

El ministro bávaro del Interior precisó no obstante que los investigadores verifican si se trata de "un desequilibrado o de un tema de adicción a la droga". "Todo esto debe ser aclarado" dijo a la prensa Joachim Hermann.

La pesadilla del terrorismo islámico llevó a la policía alemana a crear una comisión especial sobre el caso, pero según determinaron los investigadores Paul H., el joven alemán, sufre de problemas psiquiátrico.
El agresor, de 27 años, había salido hace dos días de una clínica psiquiátrica donde había estado internado después de haber dado señales de fuerte desequilibrio.
Su comportamiento extraño por la calle había llevado a la policía a intervenir en Geissen, su ciudad natal, y después a procurarle asistencia sanitaria. El joven, sin embargo, no había sido considerado peligroso.
Ayer, Paul H. tomó un tren y llegó a Grafin, a 30 kilómetros de Munich. Un lugar elegido de casualidad, con el que no tenía ninguna relación. Sin dinero, no pudo permitirse un hotel y pasó la noche en la estación.
Al amanecer de este martes perpetró la repentina agresión. En un espacio de 50 metros, entre las vías del tren y la plaza de la estación, el joven atacó con un cuchillo a cuatro personas, dos de las cuales pasaban en bicicleta.
Las frases que pronunció el homicida en un primer momento abrieron la pista del terrorismo islámico para los investigadores. El mismo Paul -detenido tras la agresión, detenido con el cuchillo de diez centímetros de largo de lama, aún entre las manos- admitió haber pronunciado esas palabras. Y habló de una presunta conversión al Islam.
Los investigadores, sin embargo, encontraron sus afirmaciones sin sentido y aclararon, en rueda de prensa por la tarde, no haber encontrado ningún indicio que pudiese hacer pensar en un vínculo con organizaciones islámicas o en una relación con personas o grupos de extremistas musulmanes y salafitas.

Dejá tu comentario