Bloque apura paso para convertirse en fortaleza

Mundo

- Europa está reescribiendo su guión sobre la inmigración. En el palacioen que todos los años se celebra el Festival de Cine de Cannes, los ministros del Interior de la UE fijaron los últimos detalles de una película, que ya generó preocupación y críticas antes de su aprobación. «No convertiremos a Europa en un búnker, sino que encauzaremos los movimientos migratorios en el mundo», destacó por eso el ministro del Interior alemán, Wolfgang SchTMuble, en la Costa Azul.

El «Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo» no debe llegar al público de ninguna manera como un thriller o una película de terror con imágenes de inmigrantes ahogados en alta mar. El comisario de Justicia de la UE, Jacques Barrot, más bien anunció una especie de película de amor sobre la relación entre la rica Europa y los pobres países de origen y de tránsito de los inmigrantes en el sur y el este. Europa diseñará su política migratoria de forma «armónica y generosa», afirmó.

  • Boceto

    El ministro de Inmigración de Francia, Brice-Hortefeux, que como presidente del Consejo dirige la obra, tuvo que aceptar de antemano grandes modificaciones a su texto. Su primer boceto hablaba de «presión migratoria sobre Europa», quería prohibir las regularizaciones masivas de inmigrantes y mencionaba como objetivo número uno el fortalecimientode la protección de las fronteras. En el Palacio de Festivales de Cannes el texto finalmente quedó muy distinto. En el primer lugar de las prioridades se ubica ahora la inmigración legal. España logró, además, imponer que también en el futuro se permita la regularización masiva por razones humanitarias o económicas. El gobierno en Madrid legalizó hace algunos años la situación de unos 700.000 trabajadores inmigrantes.

    El ministro del Interior alemán se alegra de que el pacto de Hortefeux incluya anteriores propuestas para el combate a la migración ilegal y la cooperación con los países de origen y de tránsito. «Es una continuación de aquello que el entonces ministro del Interior Nicolas Sarkozy y yo iniciamos en 2006». Lo importante es la idea de la «migración circular», dijo: los trabajadores deberían venir por un tiempo a la UE y luego regresar a su país con dinero y conocimientos.

    «Europa no es una fortaleza y no será una fortaleza», aseguró SchTMuble una y otra vez. Y su colega luxemburgués, Luc Frieden, subrayó que nadie quiere construir un muro. Sin embargo, las organizaciones de ayuda a refugiados advierten de un aislamiento cada vez mayor que cierra el camino a Europa a los realmente necesitados.

    En Cannes, intensos cortes cambiaron el guión de la película de política interna.

    Hasta la firma de leyes y acuerdos concretos, queda abierto si se trata de una historia de amor con final feliz entre norte y sur, oeste y este. Después de todo, tras el estreno de la Directiva de Retorno europea hace algunas semanas no sólo hubo abucheos de parte del público en Sudamérica.
  • Dejá tu comentario