Coronavirus: Bolsonaro suaviza su discurso negacionista ante crisis de gobierno

Mundo

El presidente de Brasil convocó a un frente contra el coronavirus, pero mantiene su crítica a la cuarentena. Crecen los rumores de un impeachment en su contra.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a citar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para justificar su posición contra la cuarentena, durante un discurso en cadena nacional en el que moderó el tono de sus afirmaciones llamando a un frente contra el coronavirus.

"Todos nosotros tenemos que evitar al máximo toda pérdida de vidas, como dice el director general de la OMS Tedros Adhanom, todo individuo importa", dijo el mandatario durante una intervención de poco más de siete minutos que desencadenó cacerolazos en las principales ciudades de Brasil.

"No me valgo de las palabras (de Adhanom) para negar las medidas de prevención, pero dijo saber que muchas personas tienen que trabajar todos los días para ganar su pan", continuó Jair Bolsonaro.

El presidente ultraconservador defendió nuevamente la tesis contra la cuarentena general que aplican la mayoría de los gobernadores del país aunque no tuvo ninguna expresión hostil hacia éstos, a quienes la semana pasada directamente insultó.

Bolsonaro, no obstante, dejó fuera una parte fundamental del discurso de Tedros Adhanom. La máxima autoridad de la OMS defiende la cuarentena y junto a ella el socorro económico a los pobres para evitar que deban salir a trabajar.

La omisión del presidente se llevó los principales titulares en la prensa de Brasil. TV Globo advirtió sobre el recorte que había hecho sobre las recomendaciones de la OMS, mientras que el sitio UOL tituló en la noche del martes "En la TV Bolsonaro distorsiona a la OMS".

"El presidente llama a una cadena nacional para mentir, distorsionando los dichos de la OMS para justificar su política genocida", dijo el senador Humberto Costa, del opositor Partido de los Trabajadores.

En esta cadena nacional, la segunda en una semana, Bolsonaro aceptó que el coronavirus es una "realidad" y un "gran enemigo", diferenciando el tono de la semana pasada cuando lo llamó "gripecita".

"Estamos enfrentando el mayor desafío de nuestra generación", subrayó Bolsonaro, quien parece haber reaccionado al creciente malestar en el interior de su gobierno por su postura negacionista sobre la pandemia.

Durante la semana pasada, altos mandos militares -un ala pilar del gobierno en Brasil- mantuvieron reuniones para analizar un escenario de destitución del mandatario ultraconservador y transmitieron su apoyo al vicepresidente, Hamilton Mourão.

También figuras del Congreso -pieza clave para sacar adelante las reformas económicas- criticaron abiertamente la postura de Bolsonaro frente al coronavirus.

Dejá tu comentario