Brasil: subió 2,1% el dólar a 2,52 reales

Mundo

El gobierno brasileño no escatima oportunidad para decirles al mundo y a los mercados que no es la Argentina. Sin embargo, tanto los bancos de inversión como los analistas internacionales les están bajando el pulgar a los títulos brasileños. Además, ayer subió el dólar más de 2% y cerró en 2,521 reales. En lo que va de mayo, el real acumula una caída superior a 6% y en 2002, casi de 9%. ¿Tomó Brasil el mismo camino que la Argentina? El propio presidente del banco central brasileño, Arminio Fraga -antes de asumir trabajó en el equipo de George Soros-, ayer habló del efecto contagio en referencia a la crisis argentina y reconoció problemas en la economía brasileña. Rumores y especulaciones sobre la consolidación del izquierdista Lula Da Silva como firme candidato a la presidencia y el retroceso del candidato oficial, José Serra, echaron combustible a un nervioso mercado cambiario. Deberá esforzarse mucho más Brasil de ahora en adelante para no repetir la crisis argentina.

Pocas noticias, muchos rumores y una gran dosis de nerviosismo dominaron las operaciones en el mercado cambiario brasileño, donde el dólar trepó por encima de los 2,50 reales. Finalizó la jornada en 2,521 reales lo que representa una suba de 2,10 por ciento luego de tocar un máximo de 2,531 reales.

Hubo un cóctel de rumores y especulaciones que detonó y consolidó la abrupta suba del dólar que en lo que va del mes acumula un aumento de 6,73 por ciento y en lo que va del año 8,95 por ciento.

Es más, el buen dato del superávit comercial de la segunda semana de mayo fue de 210 millones de dólares y pasó inadvertido.

Por un lado el mercado abrió las operaciones con el rumor de que otro banco de inversión internacional recomendaba a sus clientes redireccionar las inversiones hacia México y Rusia y hacer operaciones de cobertura cambiaria (hedge) en Brasil.

•Riesgo-país

Al mismo tiempo trascendía que una calificadora de riesgo estaría por reducir la calificación de los bonos brasileños.

Esto comenzó a reflejarse en la suba del riesgo-país de Brasil que llegó, según el índice del JP Morgan, a 975 puntos.

Brasil ocupa así el cuarto lugar entre los países considerados de mayor riesgo para las inversiones, sólo detrás de la Argentina, Nigeria y Ecuador.

Los C-Bond, el principal título de deuda de Brasil, cayó 1,57 por ciento cuando era negociado a 74,06 por ciento de su valor nominal.

Todo este contexto, enmarcado en la espera de nuevos sondeos preelectorales que indicarían que el candidato del PT,
Lula Da Silva, se consolida en el primer lugar mientras que el candidato oficial, José Serra, perdería posiciones sobre todo por el escándalo de coimas en la privatización de la siderúrgica Vale do Rio Doce.

El volumen de negocios cambiarios creció 20 por ciento, según señalaron los operadores como resultado del mayor nerviosismo de los inversores en busca de hedge, sobre todo bancos y empresas.

«Hubo una fuerte salida de dólares al exterior, unos 400 millones de dólares. Dicen que son para pagar eurobonos, pero lo cierto es que están saliendo fondos», dijo un cambista.

Por su parte el presidente del Banco Central, Arminio Fraga, advirtió ayer que el riesgo de que Brasil se hunda en una crisis como la que atraviesa la Argentina «es remoto, pero existe». «Hace cinco años, la Argentina era la primera de la clase, obtenía las mejores notas y eso fue caminando en la dirección errada, en una secuencia muy perversa que terminó como terminó», recordó Fraga.
Para el titular del Central, el riesgo que existe en Brasil es que la falta de entendimiento político motivada por la campaña electoral, comience a forzar una serie de pasos errados que termine en una crisis como la de la Argentina.

Fraga
advirtió sobre los efectos que una alta volatilidad política podría tener sobre la economía del país. «Los fundamentos de la economía brasileña están bien y van en el camino correcto, pero eso puede cambiar», afirmó.

Las acciones brasileñas también fueron víctimas del nerviosismo electoral y de la debilidad de la petrolera estatal Petrobrás (cayó 2,74 por ciento), con gran peso en el mercado. El índice Bovespa de la Bolsa de San Pablo cayó más de 1 por ciento. En lo que va del año pierde 11 por ciento.

•Reacción

«Hay una tentativa de crear un clima de terrorismo en la sociedad brasileña. Puedo garantizar que nosotros no somos, pero debe haber algún granuja ganando dinero por ahí», reaccionó Lula.

Para los analistas «se están dando, básicamente, dos factores. Por un lado, los datos macroeconómicos empeoraron y, por el otro, a esta altura el mercado imaginaba que el gobierno tendría un candidato a presidente mejor colocado en las encuestas», explicó
Jorge Simino, del Unibanco Asset Management. Simino señaló que «antes se tenía una inflación más baja, tasas de interés más bajas y el gobierno no mostraba tantas dificultades para implementar sus propuestas. Ahora, no puede hacer que el Congreso apruebe la prórroga del impuesto a los movimientos financieros».

Hugo Penteado
, de ABN AMRO Asset Management, señaló que «este momento de deterioro del mercado se debe a la percepción de un mayor riesgo político. No está relacionado, hasta ahora, con un fenómeno global ni con la crisis argentina». «La incertidumbre en el mercado está relacionada con las encuestas de intención de voto», concluyó Penteado.

Los bancos y los analistas de mercado temen que Lula Da Silva introduzca fuertes cambios en la actual política económica si gana las elecciones presidenciales del 6 de octubre.

Dejá tu comentario