Bush: "Los responsables de los abusos serán juzgados"

Mundo

Washington (AFP, EFE, Reuters, ANSA) - El presidente George W. Bush concedió ayer entrevistas a cadenas de TV árabes en lo que fue descripto como una ofensiva mediática para restaurar la imagen de Estados Unidos en Medio Oriente, severamente afectada por el creciente escándalo de las torturas infligidas a prisioneros iraquíes. En los reportajes, el mandatario republicano calificó como « aborrecibles» los abusos cometidos por soldados estadounidenses pero no llegó al punto de pedir perdón públicamente.

En una entrevista con la cadena de televisión árabe Al Arabiya, con sede en Dubai, Bush aseguró que los autores de estos abusos «serán juzgados». «Lo que sucedió no representa al Estados Unidos que yo conozco. El Estados Unidos que yo conozco es un país solícito que cree en la libertad, que se preocupa por todos los individuos y que envió tropas a Irak para promover la libertad», afirmó.

«Los iraquíes deben comprender que en una democracia no todo es perfecto y que se cometen errores», advirtió el presidente. «Pero en una democracia los errores son objeto de investigaciones y los autores son llevados ante la Justicia», añadió.

«Vivimos en una sociedad abierta, dispuesta a investigar, investigar totalmente lo que sucede en esta prisión. Esto marca una neta diferencia con la vida bajo el régimen de Saddam Hussein», el dictador iraquí derrocado el año pasado.

• Militares suspendidos

«Los tormentos que él aplicaba nunca fueron juzgados bajo su régimen. No había investigaciones sobre los malos tratos contra las personas. Las personas no eran juzgadas», subrayó tratando de apaciguar la indignación del mundo árabe y de legitimar la guerra en Irak.

Mientras varias investigaciones están en marcha, las autoridades de la coalición en Irak han suspendido a diez militares, culparon a seis de ellos por actos criminales y acusaron a seis oficiales, poniendo fin a sus carreras. Un séptimo oficial recibió una sanción menor. Bush decidió ponerse al frente del caso luego de que la cadena de televisión estadounidense CBS difundiera el domingo último terribles imágenes de los abusos.

Esas imágenes de torturas infligidas a prisioneros iraquíes pueden contribuir a alimentar el sentimiento antiestadounidense en el mundo árabe, reconoció Bush
en la entrevista en Al-Arabiya. «Creo que quienes en Medio Oriente quieren detestar a Estados Unidos utilizarán esto como una excusa para recordar a las personas su desprecio. Pienso que el ciudadano común en Medio Oriente dirá 'no es el país del cual escuché hablar'», añadió el presidente estadounidense, y afirmó que «somos un gran país, ya que somos un país libre y no toleramos este tipo de abusos».

• Prácticas aborrecibles

En otro reportaje, concedido a la cadena estadounidense en árabe Al-Hurra, con sede en Virginia, indicó que «la gente en Irak tiene que entender que considero estas prácticas aborrecibles».

También la influyente consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, se refirió al tema. Dijo sentirse «amargada» por el escándalo y aseguró que Estados Unidos está « profundamente sentido» por esos actos.

El caso sale a la luz en el peor momento para la administración estadounidense, que pretende transferir el 30 de junio próximo la soberanía a los iraquíes, y para el presidente Bush, quien pone en juego en noviembre la posibilidad de obtener un segundo mandato en los comicios en los que enfrenta al demócrata
John Kerry.

«Tengo confianza en que el proceso en marcha, que es el de transferir la soberanía el 30 de junio, va a producirse. Los iraquíes deben comprender que la soberanía les será transferida esa fecha. Y hay ahora un proceso en marcha para asegurar que habrá el 30 de junio una entidad a la cual transferir la soberanía», declaró Bush a Al-Hurra.

Dejá tu comentario