Cae el cerebro de los atentados en Londres

Mundo

Un químico egipcio buscado por la policía británica como presunto fabricante de las bombas utilizadas en los atentados de Londres fue arrestado en El Cairo, en la primera operación exitosa fuera del Reino Unido desde los ataques del jueves de la semana pasada.

La cadena estadounidense ABC dio hoy la primera noticia del arresto del egipcio Magdi El Nashar y más tarde un comunicado del Ministerio del Interior de Egipto confirmó el hecho al informar que el detenido negó en los primeros interrogatorios toda vinculación con los atentados que causaron al menos 55 muertos.

Este arresto y una investigación en Pakistán sobre el probable vínculo de un detenido en ese país con uno de los cuatro autores materiales de los ataques en Londres confirmaron hoy la proyección internacional de la investigación en curso.

"El Nashar negó tener cualquier relación con los recientes hechos en Londres y declaró a los interrogadores que todas sus pertenencias siguen en su departamento en Gran Bretaña", dijo el comunicado del Ministerio del Interior egipico.

El parte agregó que Nashar llegó a Egipto desde Londres para tomar unas vacaciones de un mes y medio y que planeaba regresar a Gran Bretaña para continuar sus estudios, según declaró. El comunicado no dijo cuándo llegó Nashar a El Cairo ni en qué fecha fue detenido.

Según la cadena ABC, Nashar fue detenido anoche en El Cairo por policías egipcios y agentes del FBI estadounidense.

Otros medios dijeron que el químico de 33 años, que realizaba estudios de post-grado en la Universidad de Leeds, al norte de Londres, fue detenido entre el 7 de julio, día de los atentados, y ayer.

La Universidad de Leeds informó que Nashar llegó a la institución en octubre de 2000 para hacer un doctorado, que completó en mayo de este año, e investigaciones en bioquímica, becado por el Centro Nacional de Investigación de El Cairo.

Según autoridades de este Centro, el químico egipcio, cuyo nombre completo es Magdi Mahmud Mustafá El Nashar, arribó a su país procedente de Londres hace dos semanas, una antes de los ataques terroristas en la capital del Reino Unido.

Nashar se graduó en química en la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, en junio de 2000. La policía británica divulgó ayer la foto de uno de los terroristas, Hasib Hussain, de 18 años, y confirmó la identidad de otro de los cuatro autores materiales, Shehzad Tanweer, de 22.

Los diarios identificaron a los otros dos como Mohammed Sadique Jan, de 30 años, británico de origen paquistaní, y Lindsay Germaine, un inmigrante jamaicano de 19 años que vivía en Aylesbury, en el norte de Inglaterra, y que cambió su nombre por Lindsay Jamal al convertirse al islam.

Por su parte, la policía británica estableció que los cuatro atacantes suicidas que atentaron contra estaciones de subte y un colectivo en Londres utilizaron un explosivo de fabricación artesanal con componentes de fácil acceso.

El explosivo era similar al que llevaba en sus zapatos Richard Reid, un británico de la red Al Qaeda, cuando en el 2001 intentó volar en un avión de París a Miami.

Fuentes próximas a los investigadores dijeron a la BBC de Londres que se trata de un explosivo basado en peróxido de acetona, cuyos componentes pueden adquirirse con facilidad en el circuito comercial.

Sin confirmarlo de modo oficial, el jefe de Scotland Yard, Ian Blair, convalidó esta versión al declarar a la BBC que se trataba de una "descripción bastante correcta de los hechos".

La versión oficial de la policía británica, sin embargo, era que los autores de los ataques contra los transportes londinenses utilizaron un explosivo "muy potente", de uso industrial o militar, según afirmó a dos días de los atentados el número tres de Scotland Yard, Brian Paddick.

La pista de los explosivos y de la presunta vinculación de Nashar con los atentados surgió tras el allanamiento de una casa de Burley, un barrio de Leeds, la ciudad donde residían tres de los cuatro atacantes suicidas.

Esa casa, en la que se hallaron explosivos fabricados con peróxido de acetona, había sido alquilada por Nashar tres semanas antes de los ataques del 7 de julio último en Londres.

En otra vivienda de Leeds, pero en el barrio de Beeston, residían tres de los autores materiales de los atentados. Los suburbios de Leeds, la tercera ciudad más grande del Reino Unido y la más multicultural, fueron peinados esta semana con allanamientos en busca del "cerebro" de los ataques, entre otros cómplices, y para investigar el entorno de los terroristas.

La búsqueda se concentra en la persona que "animó y entrenó (a los autores materiales), el experto en explosivos, el banquero" que financió los ataques, explicó a la prensa Ian Blair, quien calificó a los suicidas como "soldados rasos".

La BBC, por su parte, insitió en que la policía británica busca como probable "cerebro" de los atentados a un hombre vinculado a Al Qaeda que entró al Reino Unido hace tres semanas y abandonó el país horas antes de los ataques.

El jefe de Scotland Yard confirmó que un hombre que figuraba "en una lista de personas peligrosas" que maneja el Reino Unido ingresó al país por un puerto dos semanas antes de los atentados. Ian Blair explicó que esa persona, un británico de origen paquistaní, como tres de los suicidas, no se hallaba bajo vigilancia porque no figuraba entre los más connotados de esa lista y que por el momento nada específico lo relaciona con los ataques.

Según el jefe policial, "hay una relación con Pakistán, pero también con otros países" cuya lista no detalló. "Por la sincronización y otros factores, existe un vínculo claro con Al Qaeda", subrayó Blair.

Uno de los autores materiales de los atentados en Londres, Tanweer, se reunió en el 2003 con un hombre luego detenido en Pakistán por un ataque a una iglesia en ese país, informaron hoy fuentes de los servicios de inteligencia paquistaníes.

Las autoridades de Pakistán investigan posibles nexos entre Tanweer y un grupo fundamentalista islámico del país, al que pertenecía la persona con la que se reunió hace dos años.

Dejá tu comentario