Chávez insultó a Bush ante la ONU

Mundo

Si quedaba algún resquicio para esperar una distensión en las relaciones entre Venezuela y EE.UU., aunque sólo fuera una tolerancia mutua por mero pragmatismo, Hugo Chávez se encargó ayer de cerrarlo. Su discurso ante la Asamblea General de la ONU será recordado por su agresividad, al punto que llamó a George W. Bush "diablo", "terrorista" y "tirano". El bolivariano se dio el gusto de maltratar a Bush en un ámbito como la ONU, montando un verdadero show, pero su desafío no pasará inadvertido. La Casa Blanca lo puso esta semana en la lista negra de gobiernos que no cooperan contra el narcotráfico. Y su alianza con Irán -cuyo presidente ultraislamista impulsa un sospechoso programa nuclear, negó el Holocausto y llamó a "borrar del mapa a Israel"- augura más malas noticias para Caracas. Si Bush sigue aplicando su idea de que "quien no está con nosotros está contra nosotros", acuñada entre los fragores de la caída de las Torres Gemelas, la relación con Venezuela se hará cada vez más incómoda para el gobierno de Néstor Kirchner.

Nueva York (AFP, EFE, ANSA, Reuters) - «Diablo», «tirano», «mentiroso». El presidente venezolano, Hugo Chávez, no escatimó insultos contra George W. Bush, en un discurso incendiario ante la Asamblea General de la ONU, en el que dijo que su par estadounidense destila olor «a azufre» y es una amenaza para la humanidad.

«Ayer (el martes) estuvo el diablo aquí. Este lugar aún huele a azufre», expresó Chávez como prolegómeno de un discurso que acaloró a la 61ª Asamblea General de las Naciones Unidas. Segundos después, se persignó y miró hacia el cielo.

Mostrando el libro « Hegemonía o supervivencia», del escritor Noam Chomsky, intelectual izquierdista estadounidense crítico de la política de Washington, Chávez dijo que Bush habló en la ONU «como el amo del mundo».

En su ofensivo discurso, que será largamente recordado por su virulencia, Chávez dijo que el jefe de la Casa Blanca fue a la Asamblea a promover una «falsa democracia de las élites», una «democracia a bombazos».

«Por todos los lados ven extremistas, los imperialistas. No somos extremistas, lo que pasa es que el mundo está despertando. Nos llaman extremistas porque insurgimos contra el imperialismo», sostuvo Chávez.

Si los pueblos de Afganistán, Irak o el Líbano pudiesen, le dirían a Bush: «¡Imperio yankee, go home! Eso es lo que le dirían los pueblos del mundo», exclamó el mandatario venezolano.

Afirmando que «un psiquiatra no estaría de más» para explicar el discurso de Bush del martes, Chávez dijo que «la pretensión hegemónica del imperialismo americano pone en riesgo la existencia de la especie humana».

«No podemos permitir que eso ocurra, que se consolide la tiranía mundial. Ellos quieren imponer un modelo democrático particular, a base de cañonazos», insistió.

  • Ofensiva israelí

    Ante la Asamblea General, Chávez se refirió asimismo a la reciente ofensiva israelí contra el grupo terrorista Hizbollah en el Líbano, acusando a Washington de apoyarla, y criticó que Bush lamentase durante su discurso la destrucción ocasionada, afirmando que se trató de «fuego imperialista de Israel».

    El controvertido mandatario venezolano, quien acaba de sellar una alianza estratégica con el régimen iraní -acusado de fomentar el terrorismo internacional, de buscar armas nucleares y de pretender «borrar a Israel del mapa»- tildó, asimismo, al gobierno estadounidense de tener un doble patrón con el terrorismo y puso como ejemplo el caso del cubano-estadounidense Luis Posada Carriles.

    «¿Donde está el más grande terrorista de este continente?», se preguntó Chávez durante su discurso. «Está aquí, en Estados Unidos, protegido por este gobierno -respondió-. «Luis Posada Carriles se llama este terrorista.»

    «Acuso al gobierno de Estados Unidos de proteger el terrorismo. El gobierno de Estados Unidos tiene un doble rasero y protege el terrorismo», sentenció el presidente venezolano.

    Posada Carriles, de 78 años, se encuentra detenido en El Paso (Texas) desde mayo de 2005 por haber entrado ilegalmente en Estados Unidos, y tiene una orden de deportación pendiente. Venezuela lo requiere por organizar desde su territorio un atentado contra un avión civil cubano en el que murieron 73 personas en 1976, mientras Cuba lo acusa por atentados contra hoteles en La Habana en 1997 -con un muerto- y contra intereses cubanos en el extranjero al servicio de la CIA.

    El mandatario venezolano completó sus ataques contra Bush en una extensa conferencia de prensa posterior.

    Bush «debería ser llevado a un tribunal internacional por genocida», dijo al referirse a la guerra en Irak, al tiempo que denunció que los propios estadounidenses deberían reaccionar ante la muerte de jóvenes soldados norteamericanos.

  • Amenazas

    Consultado sobre la candidatura de Venezuela para ocupar una banca como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, Chávez denunció «amenazas» a países pobres que apoyan a su gobierno por parte de la Casa Blanca, y sostuvo que se trata de advertencias sobre quitarles a esos países el apoyo del Banco Mundial o del Fondo Monetario Internacional, o de «quitar ayuda militar». «Huele a azufre» en la ONU, reiteró Chávez al despedirse y recibir aplausos de las delegaciones «no alineadas».

    Si el discurso tuvo un aire de show, no sorprende que haya sido seguido por cientos de simpatizantes chavistas en la principal plaza de Caracas, donde estallaron repetidamente en aplausos. Mientras, en EE.UU., el discurso fue transmitido en directo por las principales cadenas televisivas.

    CNN, Fox News y otras emisoras de noticias conectaron sus señales con el Palacio de Vidrio para mostrar en vivo el discurso de Chávez, algo que sólo se había producido cuando hablaron Bush y el iraní Mahmud Ahmadinejad.
  • Dejá tu comentario