Presidenciales en Chile: el gobierno admite problemas en el transporte y pide perdón

Mundo

La ministra del área, Gloria Hutt, que primero negó que hubiera baja circulación de colectivos, luego reconoció la falla. Rechazó, no obstante, la existencia de una animosidad política.

El gobierno de Chile finalmente admitió que hubo una falla en el sistema de transporte, pero rechazó que se debiese a menos unidades circulando y a una decisión política para desalentar la participación en las elecciones presidenciales de este domingo.

La ministra de Transporte y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, aseguró que “funcionó mal el sistema” y que no hubo una “baja en la capacidad de buses operativos”.

Por supuesto que no quedé conforme en cómo funcionó el sistema. Se pudo haber resuelto más rápido con más información a las personas. La responsabilidad de comunicar es nuestra”, dijo, consignó el diario La Tercera.

Durante toda la jornada, electores de las distintas comunas del Gran Santiago denunciaron la falta de locomoción colectiva y en redes sociales circularon historias de familias que pusieron a disposición sus vehículos particulares para trasladar a quienes no podían llegar a los centros de votación.

https://twitter.com/MundoEConflicto/status/1472596988587876363

La disminución de buses es evidente en las barriadas de clase media y popular, informó ANSA.

La doctora Izkia Siches, jefa de campaña del candidato frenteamplista Gabriel Boric, transmitió la preocupación al señalar por redes sociales que "nos han reportado desde distintos lugares de la región Metropolitana limitaciones para poder llegar a los centros de votación, le hacemos un llamado explícito al gobierno a garantizar el transporte de los votantes este día".

https://twitter.com/CNNChile/status/1472585359758348298

Agregó la lideresa social que "el registro de monitoreo del transporte servicio público es la mitad de un día normal, facilitemos que todos y todas puedan llegar" y enfatizó que "este proceso es muy importante y debe ser representativo de chilenos y chilenas".

Las esperas por un bus se pueden prolongar por más de una hora, en momentos que comienzan a subir los termómetros que llegarán hasta los 34 grados, según Meteorología de Chile.

Los conductores han asegurado que están saliendo con una frecuencia de día hábil y que los reclamos se deben a las demoras que provoca la alta circulación de vehículos privados.

Las suspicacias surgen ya que en la región Metropolitana se concentra el voto mayoritario a favor del diputado frenteamplista, mientras que la coalición gubernamental dio su apoyo al aspirante pinochetista José Antonio Kast.

Inicialmente la ministra Hutt descartó que el gobierno haya instruido que se reduzca la frecuencia de colectivos durante la jornada.

“He visto comentarios en el sentido de que estaríamos instruyendo recoger buses. Yo quiero desmentirlo categóricamente”, dijo según reportó CNN Chile.

Temas

Dejá tu comentario