Colapso y cierres en el Sur

Mundo

Miami - Después de Texas, Florida también vuelve a imponer restricciones, tras haber reabierto sustancialmente todas las actividad hace unas semanas debido al aumento de casos de coronavirus.

Los dos estados se encuentran entre aquellos en los que la epidemia ha regresado y se extendió más rápido.

El sábado, Florida registró más de 9.500 nuevos casos, y el día anterior el aumento había sido de 9.000. El total de infectados en el estado excede los 132 mil y más de 3.300 personas afectadas por Covid-19 murieron.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, impuso nuevas restricciones, por leves que sean, los bares no podrán servir alcohol dentro del local y solo se lo podrá comprar y llevar, pero no está claro si la medida también se refiere a restoranes.

Algunas playas de Florida también estaban cerradas antes del feriado del 4 de julio el próximo fin de semana, una fecha en la que usualmente se congregan grandes multitudes.

En Texas, el gobernador Greg Abbott cerró puertas y ordenó a los restaurantes reducir las mesas en un 50%.

La situación es particularmente grave en Galena Park, una ciudad al este de Houston, donde el alcalde impuso un toque de queda, advirtiendo que los hospitales locales pronto ya no podrán administrar la crisis por el alto número de pacientes. Además de los bares, Texas prohibió algunos deportes extremos para tratar de evitar multitudes

Por otra parte, California ordenó ayer el cierre de algunos bares. La orden del gobernador Gavin Newsom a los dueños de bares de siete condados, entre ellos Los Ángeles, es el primer gran retroceso en los esfuerzos por reactivar la economía en el estado más poblado del país.

Los casos en el país ascienden a los 2.5 millones, lo que lo convierte en el más infectado del mundo Los miertos ya son 125.00.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario