El gobierno de Colombia sospecha que mató a un alto jefe del ELN

Mundo

Las autoridades de seguridad investigan si abatieron a alias Fabián durante un ataque a un campamento, la semana pasada.

Las autoridades de seguridad de Colombia sospechan que en un ataque a un campamento del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la semana pasada, dieron muerte a alias Fabián, uno de los principales jefes de esa organización guerrillera.

"El cabecilla se encontraba en esta zona donde hemos encontrado cuerpos humanos que van a ser identificados" por la autoridad forense, explicó el jefe de la Policía Nacional, el general Jorge Vargas, en conferencia de prensa.

El bombardeo fue en el departamento de Chocó, uno de los bastiones de la guerrilla, la última formalmente activa de Colombia tras el acuerdo de paz de 2016 que derivó en la conversión de las FARC en un partido político legal.

Según las autoridades, en el campamento se encontraron los zapatos del comandante y su mascota herida, aunque el ELN no se pronunció sobre el operativo.

Fabián, cuyo nombre real es Ogli Ángel Padilla Romero, es el responsable del Frente de Guerra Occidental, uno de los de mayor expansión en los últimos años.

Seis personas aún sin identificar murieron en el operativo y tres más fueron heridas. Vargas sostiene que junto a Fabián se encontraba alias Carlitos, quien sería el segundo al mando de esta estructura.

El comandante rebelde habría auspiciado ataques a la fuerza pública y actos de vandalismo durante las masivas protestas antigubernamentales que sacudieron a Colombia entre abril y junio de este año, según la Policía.

De acuerdo con el ministro de Defensa, Diego Molano, Fabián es "responsable de los desplazamientos masivos recientes" de "más de 4.000 personas" en medio de enfrentamientos con el Clan del Golfo, una enorme organización criminal dedicada al narcotráfico, y de origen paramilitar.

En las últimas semanas el gobierno le atribuyó al ELN varios golpes contra la fuerza pública, entre ellos un ataque en la frontera con Venezuela que dejó cinco soldados muertos.

El departamento de Chocó, selvático en amplias zonas, es una de las principales rutas del narcotráfico y un enclave de minería ilegal de oro, cuyos réditos, según la fiscalía, superan los del narcotráfico.

Se estima que la guerrilla tiene unos 2.300 combatientes en el país y una extensa red de apoyo urbana.

A comienzos de 2019, el presidente Iván Duque cortó los diálogos de paz con la insurgencia que se llevaban a cabo en La Habana, porque el ELN hizo explotar un coche-bomba en una escuela de policías, con el saldo de 22 cadetes muertos.

Desde entonces, Duque reclama a Cuba la extradición de los dirigentes del ELN que quedaron en la isla, pero La Habana se ampara en el respeto por los protocolos que suscribió con Colombia y los países garantes, y prevé el retorno de la delegación a sus campamentos de forma segura.

Temas

Dejá tu comentario