Crece la tensión entre EEUU y China por la posible reunión de Obama con el Dalai Lama

Mundo

China advirtió a Estados Unidos que tomará represalias por sus ventas de armas a Taiwán y advirtió que una reunión entre el presidente Barack Obama y el Dalai Lama "socavaría gravemente" las relaciones entre ambos países.

"¿Qué tan útil sería eso para Estados Unidos para controlar la actual crisis financiera?", dijo el viceministro del Frente Unido en el Comité Central, Zhu Weiqun, quien advirtió que su país tomará "medidas correspondientes" en caso de que Obama haga realidad sus intenciones.

Una reunión entre Obama y el líder espiritual tibetano "dañaría la confianza y cooperación entre nuestros países", dijo Weiqun.

El nuevo traspié diplomático entre ambas potencias mundiales se produce luego que la Casa Blanca confirmara los planes presidenciales de reunirse con el Dalai Lama en la visita que éste realizará a Washington en los próximos meses.

"El presidente Obama dijo a los líderes chinos durante su viaje el año pasado que se reuniría con el Dalai Lama y él tiene intenciones de hacerlo", informó a los periodistas Bill Burton, portavoz de la Casa Blanca.

El gobierno chino de Hu Jintao se opone con firmeza a que cualquier jefe de Estado reciba al Dalai Lama, exiliado en la India desde 1959 y considerado por Beijing un "peligroso líder separatista" que persiste en reclamar la autonomía del Tibet, territorio que el gigante asiático se anexionó durante la Revolución Cultural de Mao Tse Tung.

El enviado especial de Dalai Lama, Lodi Gyari, en tanto, aseguró que su líder sólo "se moviliza por los derechos y el bienestar de los tibetanos", algo en lo que incluyen una autonomía "real".

Gyai calificó asimismo de "teatro político" la advertencia del Ejecutivo chino a Obama, a la que calificó como "lamentable" y "arrogante".

A la tensión de la eventual reunión de Obama con el Dalai Lama se suma otro remezón diplomático producido el viernes pasado, cuando el Gobierno estadounidense anunció que podría vender misiles, helicópteros y otros efectos militares por un valor de 6.400 millones de dólares a Taiwán, considerada como "rebelde" por parte del gobierno comunista, debido a que allí escapó la contrarevolución local luego de la revolución maoísta china de 1950.

Ma Zhaoxu, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, declaró en rueda de prensa que la venta de armas norteamericanas a Taiwán perjudica gravemente los intereses de China.

"Algunas empresas estadounidenses que ignoran las objeciones manifiestas del gobierno chino al respecto y deciden vender armas a Taiwan de todos modos tendrán que hacer frente a sanciones", declaró Ma Zhaoxu, portavoz de la Cancillería china.

Las empresas afectadas por esta medida serían Sikorsky Aircraft Corp, perteneciente a United Technologies Corp; Lockheed Martin Corp, Raytheon Co y McDonnell Douglas, perteneciente a Boeing Co.

Ma aseguró que "la decisión de Estados Unidos plantea un grave peligro para los intereses fundamentales de China e implica un serio perjuicio para los lazos bilaterales, lo que afectará inevitablemente a la cooperación entre ambas naciones en los principales asuntos regionales e internacionales".

Dejá tu comentario