Débil, Hillary mendiga ya dinero por correo

Mundo

Washington - Decenas de miles de ciudadanos estadounidenses recibieron en estos días correo de Hillary Clinton, por carta o e-mail. El encabezamiento es diferente, pero el contenido es siempre el mismo: necesita urgentemente dinero, pues en caso contrario podría tener que despedirse de sus aún grandes esperanzas en convertirse en la candidata demócrata a la Presidencia.

«Querido Paul», escribe en un correo enviado al estadounidense Paul Bedford, que vive en Pennsylvania, donde tendrán lugar las próximas primarias demócratas el 22 de abril. «Querido Paul, continuamos trabajando con fuerza y hasta el final... pero necesitamos reponer nuestras fuentes (financieras). Paul, ¿puedo confiar en que ayudará a nuestra campaña electoral con un regalo de 100 o 50 dólares? Gracias por apoyarme. Le prometo que si llego a la Casa Blanca, yo también estaré ahí para ayudarlo.»

Se trata ya de la segunda petición de ayuda de la ex primera dama en sólo unos días. El fin de semana pidió también por Internet y en un tono casi desesperado donaciones, de las que dijo son ahora «más necesarias que nunca».

Es también un intento de llenar sus arcas antes de que finalice el primer trimestre del año, pues cada tres meses la comisión electoral debe ser informada sobre las donaciones. Si todo va bien, ello habla de una gran comunidad de seguidores o se vende al menos como si lo fuera. Y Hillary Clinton necesita ese viento en popa «más que nunca», después de que su rival Barack Obama no sólo la aventaja en cifra de delegados necesarios para la nominación del candidato demócrata a finales del verano (boreal), sino que también la reta constantemente y cada vez más en la cuestión de recaudación de donaciones (ver aparte).

Según se deriva de documentos de la comisión electoral, la senadora por Nueva York tiene deudas de campaña por 8,7 millones de dólares, después de haber gastado en febrero una media de 1 millón de dólares diarios. Está endeudada con casi 700 acreedores, debiendo por servicios que van desde la limpieza hasta servicios de partido, pasando por alquiler de salas. Incluso la Universidad de Illinois, que visitó en una ocasión y cuyo pabellón deportivo alquiló para una manifestación, espera el pago de 3.000 dólares.

  • Situación precaria

    Los medios especularon enseguida que el campo de Clinton tuvo que aplazar el pago de las facturas porque si no se quedaría sin dinero para nuevos actos de campaña y para anuncios publicitarios de televisión. Howard Wolfson, encargado de los trabajos ante la opinión pública de la campaña de Clinton, calma los ánimos: el flujo de donaciones sigue siendo igual de bueno que antes. «Pagamos nuestras facturas», aseguró. La cuantía de las deudas se considera, en círculos de expertos, como un signo de la situación precaria de Clinton, mientras que Obama sólo adeuda 600.000 dólares en marzo.

    Entre tanto, Obama gasta con profusión sobre todo en Pennsylvania y ya invirtió más de 2 millones de dólares en publicidad televisiva hasta finales de abril, mientras Hillary sólo gastó 500.000 dólares, según informaciones de medios.
  • Dejá tu comentario