Dicen que Bin Laden busca un ataque nuclear a EE.UU.

Mundo

Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Los servicios secretos estadounidenses advirtieron ayer de que la red terrorista Al-Qaeda puede usar sus contactos en Irak para atentar en territorio de EE.UU. con armas nucleares, químicas o bacteriológicas y que este país se encuentra ahora bajo una amenaza terrorista «elevada».

Estas son dos de las principales conclusiones del documento conocido como « Informe Nacional de Inteligencia», compilado por los 16 organismos de espionaje de EE.UU. y parcialmente desclasificado ayer.

El informe presenta un análisis de las amenazas « persistentes y en evolución» que puede afrontar EE.UU. en los próximos tres años.

Otro de los puntos salientes del texto es el que alude a la reorganización del grupo que responde a Osama bin Laden, algo que había desmentido la Casa Blanca, empeñada en contrarrestar las acusaciones de que la guerra en Irak no ha hecho nada por mejorar la seguridad de EE.UU.

Aunque admite que los esfuerzos en antiterrorismo han limitado las capacidades ofensivas de la organización, estima que ésta «conservó o recuperó elementos esenciales de su capacidad de ataque contra el territorio estadounidense: una base en las zonas tribales de Pakistán, lugartenientes operacionales y su dirección», indica el texto.

De acuerdo con el análisis, las amenazas pueden ir desde la red terrorista Al-Qaeda hasta el grupo radical islámico libanés Hizbollah, pasando por grupos radicales no musulmanes.

  • Probabilidad

    El informe considera a Al-Qaeda como la amenaza más peligrosa y señala que « probablemente buscará usar los contactos y capacidades» que tiene en Irak, donde cuenta con su «aliado más visible y poderoso» y el único que ha expresado «deseo» de atacar EE.UU.

    La relación con este afiliado también permitió a Al-Qaeda lograr más simpatías, fondos y militantes entre los sunitas, explican los organismos de espionaje.

    El documento apunta también que «si puede», Al-Qaeda no dudará en usar armas «químicas, biológicas y nucleares» en un ataque contra el país.

    En una rueda de prensa para presentar el estudio, Francis Fargos Townsend, la consejera de Seguridad Interna del presidente estadounidense George W. Bush, indicó que, pese a todo lo descrito, no hay «informaciones creíbles sobre un ataque específico» contra EE.UU.

    A su vez, la alta funcionaria de la Casa Blanca señaló que la citada organización terrorista ha «intensificado sus esfuerzos» para introducirse en territorio estadounidense.

  • Debilitada

    Townsend subrayó que el estudio pone de manifiesto que Al-Qaeda hoy por hoy «está más debilitada que si no se hubiera producido la guerra en Irak». También defendió la idea de que EE.UU. precisa de sus aliados para «ganar la lucha contra el terrorismo».

    El informe, según la Casa Blanca, también refleja que tras los atentados del 11 de setiembre, a lo largo de estos años Al-Qaeda ha logrado refugio en la frontera afganopaquistaní y ha «repuesto» a sus dirigentes, «perdidos durante el conflicto en Irak». Además, Al-Qaeda sigue su búsqueda de armas de destrucción masiva y «no dudaría en usarlas» en caso de llegar a obtenerlas, agrega.

    Entre los aspectos positivos se mencionan las medidas de seguridad adoptadas desde los atentados del 11 de setiembre de 2001 que, a su juicio, han entorpecido la capacidad de Al-Qaeda de atacar el país y han persuadido a los grupos terroristas de que un atentado contra EE.UU. es hoy día mucho más difícil que antes.

  • Pesimismo

    Sin embargo, la cooperación internacional que ha permitido este clima «puede desvanecerse a medida que el 11-S queda atrás y se hacen más distantes las percepciones de una amenaza».

    En una rueda de prensa celebrada ayer, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, apuntó que con la difusión pública de los datos se le quiere «recordar a la gente que esto es una amenaza real. No es algo para desviar la atención». Respondía así a críticos que señalan que el informe es funcional a la decisión de Bush de mantener la tropas en Irak, basada en la idea de que salir de allí dejaría el campo libre a terroristas dispuestos a atacar el territorio de EE.UU.
  • Dejá tu comentario