Ecuador: convocan la Constituyente basada en socialismo chavista

Mundo

Quito (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El Congreso de Ecuador autorizó ayer la consulta popular propuesta por el gobierno sobre una Asamblea Constituyente de plenos poderes, con la que el presidente, Rafael Correa, busca promulgar una nueva carta magna e insertar al país en el «socialismo del siglo XXI».

Con 57 votos a favor y uno en contra, el plebiscito fue aprobado por una mayoría conformada a última hora por los movimientos de izquierda y el Partido Sociedad Patriótica (PSP) -del destituido mandatario Lucio Gutiérrez-, que pese a estar en la oposición respalda la Constituyente.

«Se aprobó una resolución mediante la cual se permite la realización de la consulta para la instalación de una Asamblea Constituyente de plenos poderes», dijo el vicepresidente del Legislativo, Edison Chávez, luego de la sesión en que fue debatido el tema. El estatuto será remitido ahora al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que organice el plebiscito, convocado por Correa para el 15 de abril, con miras a sustituir la carta política de 1999.

La consulta fue avalada pese a un intento de boicot de la oposición -hasta el lunes mayoría-, que se retiró de la sesión tal como lo hizo la víspera cuando por falta de quórum fue cancelado el debate donde debía analizarse el tema, principal oferta de Correa, quien mañana cumple un mes en el poder.

«Es una derrota para la institucionalidad, no para nosotros. No sabemos qué atropellos más pueda cometer este gobierno, es un pésimo precedente», se lamentó el diputado Franco Romero, del partido Social Cristiano (PSC), que se retiró del debate.

«No quisimos ser cómplices de esta ruptura de la Constitución», añadió Franco, indicando que el Congreso es la única instancia facultada para reformar la carta magna, por lo que se demandaría la resolución ante el Tribunal Constitucional.

  • Modelo totalitario

    El legislador Luis Fernando Torres, también del PSC, sostuvo que el Parlamento aprobó un «estatuto antidemocrático que busca instalar en Ecuador un modelo totalitario igual al del presidente venezolano, Hugo Chávez, que eliminaría incluso la dolarización».

    «La Constituyente debe servir para construir un país, no para destruir lo poco que nos queda», comentó el presidente del Congreso, también miembro de la oposición, Jorge Cevallos.

    El Legislativo incluyó algunas modificaciones al estatuto original, de las cuales la más importante señala que la Constituyente no podrá revocar el mandato del presidente y los diputados. Otros cambios indican que la nueva Constitución deberá ser ratificada mediante referendo y que las elecciones de asambleístas se realizarán en un plazo máximo de cinco meses a partir de la convocatoria a los comicios.

    Correa ha asegurado en reiteradas ocasiones que con la Constituyente busca instaurar cambios políticos y económicos para insertar a Ecuador en el «socialismo del siglo XXI», empleando el término con el que el presidente Chávez, su amigo y aliado, bautizó la nueva fase de la revolución bolivariana en Venezuela.

    La decisión del Congreso -de 100 diputadosdesató el entusiasmo moderado de unos 2.000 indígenas y miembros de grupos sociales que se congregaron en los alrededores del hemiciclo para presionar la aprobación del mecanismo, y que luego marcharon hacia el palacio presidencial.

    «En Ecuador los partidos neoliberales, que han fracasado, también están diciendo que con dos terceras partes de los votos (se aprueben las enmiendas de la Constituyente), justamente para crear el mismo clima de crisis que existe en Bolivia», señaló Humberto Cholango, presidentede la asociación Ecuarunari. Cholango, cuyo grupo reúne a los nativos de la sierra andina ecuatoriana, se refirió a las presiones de la oposición contra el gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, para que la Constituyente apruebe las reformas con el voto de dos tercios (170) de los 255 miembros del Congreso.

    El oficialismo boliviano defiende la votación por mayoría absoluta (la mitad más uno de los legisladores). «En Bolivia por supuesto que están estancados seis meses, pero son los mismos partidos políticos del pasado, como en Ecuador, los que están impidiendo su avance. Por eso es fundamental que el presidente apoye la mayoría absoluta», agregó al canal Ecuavisa.
  • Dejá tu comentario