EEUU: sindicatos ferroviarios evalúan ir a un paro total por salarios

Mundo

El presidente Joe Biden contactó a autoridades sindicales para evitar una huelga. Los ferroviarios reclaman cambios en los convenios.

Sindicatos ferroviarios de Estados Unidos evalúan ir a una huelga nacional en reclamo de un aumento salarial que permita recuperar el poder adquisitivo perdido por la inflación, además de exigir mejoras en las condiciones de trabajo. El Gobierno busca terciar para evitar un paro que podría costarle u$s2.000 millones diarios al país por la paralización en la cadena de suministros.

El presidente estadounidense, Joe Biden, y representantes del Ejecutivo estadounidense contactaron el lunes a sindicatos y empresas de transporte ferroviario de mercancías para evitar que las negociaciones salariales en curso desemboquen en una huelga, según un funcionario de la Casa Blanca.

"Todas las partes deben permanecer en la mesa, negociar de buena fe y llegar a un acuerdo", abogó por su parte el Departamento de Trabajo en un comunicado de prensa. "El cierre de nuestro sistema ferroviario de carga sería algo inaceptable para nuestra economía", subrayó.

Actualmente, doce sindicatos y empleadores tienen tiempo hasta el 16 de septiembre para encontrar un nuevo convenio colectivo y allanar el camino en las negociaciones salariales.

Sin embargo, a la fecha, dos de los 12 sindicatos, que representan a los maquinistas, aún no habían llegado a un acuerdo sobre todas sus demandas. Si bien se resolvió la parte financiera de las negociaciones, ciertos puntos relacionados con las condiciones de trabajo siguen en discusión.

Joe Biden

Una huelga podría interrumpir el transporte de carga, pero también el de pasajeros. Algunas empresas ya han anunciado medidas para gestionar el transporte de materiales peligrosos o sensibles.

La compañía de trenes de pasajeros Amtrak dijo que cancela, por precaución, los trenes que utilizan tres líneas de larga distancia a partir del martes 13 de septiembre.

La situación es delicada para Biden: el presidente estadounidense -gran partidario del transporte ferroviario- no pierde oportunidad para afirmar su apoyo a los sindicatos. Pero también debe evitar cualquier desliz social y económico antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Costo económico y salarial

Los ferroviarios, que nuclean a unos 57 mil empleados, vieron en los últimos años como su poder adquisitivo fue mermando por el efecto de la inflación. Desde el 2019, los contratos laborales del sector se encuentran congelados, mientras la inflación creció 1,4% en 2020, 7% en 2021 y acumula un 6,3% en 2022.

Luego de que la Junta Nacional de Mediación no lograse alcanzar un acuerdo entre las partes, intercedió la Junta de Emergencia Presidencial de la administración Biden, la cual recomendó una suba del 24% a cobrarse en 2024, dentro de dos años, más un bono de u$s5.000. Algunos de los sindicatos rechazaron la propuesta por estar lejos de lo pedido.

La importancia del sector en la actividad económica es vital ya que una paralización implicaría afectar a toda la cadena de suministros, desde la agricultura hasta la industria y la venta minorista y mayorista. De acuerdo a la Asociación de Ferrocarriles Americanos, cada día de un eventual paro podría costarle al país u$s2.000 millones diarios.

Dejá tu comentario