"El enemigo quiere volver a atacar los EEUU"

Mundo

Washington (ANSA).- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aseguró ayer que grupos fundamentalistas islámicos quieren "volver a atacar" su país, y reclamó al Congreso que apruebe las leyes para crear tribunales especiales para procesar a los prisioneros de la lucha contra el terrorismo y para ampliar los poderes de vigilancia.

Bush dijo que "casi todas las mañanas" recibe en la Casa Blanca los reportes de los expertos en seguridad sobre "el deseo del enemigo de dañar a Estados Unidos".

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Bush dijo que su gobierno necesita "herramientas" legales para combatir contra las organizaciones terroristas internacionales.

La convocatoria de Bush a la conferencia de prensa coincide con una serie de discursos que el presidente está dedicando a la situación de la seguridad en Estados Unidos en ocasión del quinto aniversario de los atentados del 11 de setiembre del 2001 contra el Pentágono y las torres gemelas de Nueva York.

Algunos comentaristas señalaron que, además, la serie de declaraciones y presentaciones de Bush coincide con el calentamiento de la campaña para las elecciones legislativas de noviembre próximo, cuando los republicanos se jugarán las mayorías en las dos cámaras del parlamento.

Al parecer, las constantes alusiones de Bush a la posibilidad de un nuevo atentado en territorio norteamericano activó el temor de sus compatriotas, los cuales lo devolvieron en los últimos días al piso del 40 por ciento de popularidad.

En efecto, después de largos meses de estar por debajo de ese umbral, una encuesta de la empresa Ipsos mostró hoy a Bush con un índice de aprobación del 40 por ciento y a los republicanos alcanzando a los demócratas en la intención de voto.

Bush adelantó que la semana próxima, cuando se dirija a la asamblea general de la ONU en Nueva York, "hablaré a los líderes allí reunidos sobre nuestra obligación de defender la civilización y la libertad".

Para ello, "debemos proveer a nuestros militares y profesionales de la inteligencia las herramientas que necesitan para proteger a nuestro país de otro ataque", dijo Bush en referencia a los atentados del 11 de setiembre del 2001 contra el Pentágono y las torres gemelas de Nueva York.

"La razón por la cual necesitamos esas herramientas -indicó Bush- es que el enemigo quiere volver a atacarnos".

El presidente dijo que su gobierno quiere avanzar en el Congreso con "dos piezas vitales de legislación", empezando por la instalación de las comisiones militares especiales para juzgar a los sospechosos detenidos en el marco de la lucha contra las organizaciones terroristas.

A mediados de este año, la Corte Suprema estableció que cualquier tipo de tribunal especial para procesar a esos prisioneros debe estar legalmente regulado, para evitar el limbo judicial en el que actualmente se encuentran esos detenidos.

"La ley que propuse asegurará que los sospechosos de terrorismo serán procesados de manera completa y justa sin revelarles nuestros secretos sensibles de inteligencia", señaló Bush.

Además de la legislación sobre el procesamiento especial de los sospechosos de terrorismo, Bush dijo que trabajará con el Congreso para obtener una ley que permita ampliar los poderes de vigilancia e interceptación electrónica.

"Cuando un elemento de Al-Qaeda", el grupo fundamentalista islámico considerado responsable de los atentados de setiembre del 2001, "está llamando desde Estados Unidos o desde fuera del país, nosotros necesitamos saber a quién está llamando, por qué y qué están planeando", argumentó el presidente.

Ambas leyes, sintetizó, "son esenciales para vencer la guerra contra el terrorismo".
Bush dijo que "los tiempos se están acortando" y que el Congreso "tiene que actuar de manera sabia".

Bush reaccionó también frente a las críticas de su ex ministro de Exteriores Colin Powell, quien afirmó esta semana que "el mundo comienza a dudar de las bases morales" de la campaña norteamericana contra el terrorismo.

"Es inaceptable pensar que pueda existir algún tipo de comparación entre el comportamiento de Estados Unidos y la acción de extremistas islámicos que matan mujeres y niños para alcanzar sus objetivos", le respondió Bush a su ex colaborador.

Dejá tu comentario