Elecciones en España: conservadores triunfaron por estrecho margen

Mundo

El conservador Partido Popular (PP) ganó las elecciones municipales celebradas hoy en España, que han certificado el apretado equilibrio de poder con el gubernamental Partido Socialista, al que aventajó en 160.000 votos.

Con el 99,51 por ciento de los votos escrutados, el PP obtiene el 35,65 por ciento de los votos, frente al 34,93 por ciento de los socialistas, aunque, pese a ser el partido más votado, los socialistas logran más concejales, 24.017 frente a 23.331 de los populares.

En los comicios regionales, los resultados reflejaron el actual reparto de poder entre las dos fuerzas mayoritarias, que conservan sus principales feudos.

En los anteriores comicios municipales celebrados en 2003, el PP logró un 34, 29 por ciento y el PSOE 34,83 por ciento, con una diferencia de 123.000 votos a favor de los socialistas.

Los españoles eligieron hoy la composición de sus ayuntamientos y los Gobiernos de 13 de las 17 regiones del país, todas excepto Andalucía, Galicia, País Vasco y Cataluña, que tienen otro calendario electoral.

Los resultados son importantes no solo por los cambios a nivel local y regional que suponen, sino también por el valor indicativo del apoyo con el que cuentan socialistas y conservadores para las próximas elecciones generales, previstas en principio para marzo.

Estos comicios eran también la primera prueba para el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, después de las elecciones generales de marzo de 2004, celebradas en un momento de gran conmoción en España tres días después del peor atentado terrorista perpetrado en el país, atribuido a una célula de terroristas islamistas.

Aparte del significado político que tiene la victoria en número de votos, los resultados no introducen grandes cambios en el panorama político español, ya que socialistas y populares mantienen sus feudos tradicionales, aunque el PP puede perder el Gobierno de Navarra.

En esa región vecina del País Vasco y con una minoría independentista partidaria de unirse a esa comunidad autónoma, puede producirse un cambio y salir del poder Unión del Pueblo Navarro (UPN), la marca electoral del PP en esa comunidad, en beneficio de la coalición nacionalista Nafarroa Bai.

El Partido Socialista se perfila como el árbitro de lo que al final suceda al pactar con UPN o con la coalición nacionalista.

El PP conserva Madrid, en la que arrasó, al revalidar tanto la Alcaldía, con el actual regidor como candidato, Alberto Ruíz Gallardón, como el Gobierno regional, con Esperanza Aguirre.

También conserva Castilla y León, Murcia, La Rioja, la Comunidad Valenciana y probablemente Baleares, mientras que los socialistas siguen al frente de Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Asturias.

Para la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, los resultados son una muestra de "continuismo y estabilidad" en el ámbito municipal.

De la Vega explicó en una rueda de prensa que los comicios locales "no suponen un refrendo a la política del Gobierno" porque los ciudadanos saben que en esta convocatoria deben evaluar la gestión de los partidos en ayuntamientos y comunidades autónomas.

El líder del PP y rival de Zapatero en las próximas elecciones generales, Mariano Rajoy, proclamó que hoy "el Partido Popular vuelve a ser el principal partido de España".

"Hemos ganado las elecciones municipales en toda España y con más diferencia que en 2003", agregó el dirigente popular.

El alcalde de la capital española, Alberto Ruiz Gallardón, que aumentó su mayoría absoluta, afirmó que "Madrid siempre se ha anticipado a lo que después decide toda España", en alusión a las próximas generales.

En el mismo sentido se expresó Aguirre, para quien el triunfo electoral de su partido "es un mensaje para Zapatero, de que no puede continuar por el camino que ha seguido estos años".

La izquierda independentista vasca que se presentó bajo las siglas del partido Acción Nacionalista Vasca (ANV), al estar ilegalizada Batasuna, el brazo político de ETA, ha obtenido 439 concejales en el País Vasco y Navarra.

La presencia de ANV en estas elecciones fue uno de los puntos de mayor enfrentamiento entre el PP y los socialistas.

Los conservadores acusaron a Zapatero de permitir con ello "el regreso de ETA a las instituciones".

El índice de participación en los comicios fue del 64 por ciento, tres puntos menos que en las anteriores de 2003.

Dejá tu comentario