España: el cerebro del 11-M negó implicación en ataque

Mundo

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) -La primera jornada del juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, que costaron la vida a 191 personas, estuvo protagonizada por Rabei Osman El Sayed, «el Egipcio», presunto cerebro de la matanza, que negó los cargos y condenó cualquier expresión de violencia terrorista.

«El Egipcio» fue el primero de los 29 acusados en ser llamado a declarar por los jueces de la Audiencia Nacional, tribunal que habilitó su sala especial a las afueras de Madrid para poder albergar a todas las personas implicadas en este esperado juicio.

Considerado uno de los tres autores intelectuales de la masacre y con una petición de la Fiscalía de 38.656 años de cárcel, El Sayed se negó inicialmente a responder a las preguntas del juez, del ministerio fiscal y de las diversas acusaciones.

  • Tranquilidad

    «No reconozco ninguna acusación, ninguna denuncia y, con todo respeto, para el señor presidente y los señores magistrados no voy a contestar a ninguna pregunta, ni siquiera a las de mi propio abogado», manifestó El Sayed en tono tranquilo.

    El acusado trató de explicar las razones por las que se opuso declarar, pero el presidente del tribunal se lo impidió y le recordó que le asistía el derecho a no declarar y a no confesarse culpable, y que los matices sólo los podrá añadir al final del juicio.

    Sin embargo, pasadas una horas «el Egipcio» accedió a responder a las preguntas de su defensor, con quien se reunió en una pausa, y negó haber tenido relación con la matanza o haber inducido a otras personas a llevarla a cabo. «Nunca he tenido ninguna relación con estos acontecimientos que ocurrieron en Madrid», dijo «el Egipcio», quien añadió: «Nunca he inducido a ninguna persona ni a grupos de personas» a cometer atentados como los que costaron la vida a 191 personas en Madrid.

    El Sayed manifestó que «el islam es una religión de paz», negó haber tenido relación con grupos relacionados con Al-Qaeda en Egipto y condenó la matanza del 11-M «incondicional y totalmente».

    «Es una convicción que tengo clara y absoluta», añadió «el Egipcio», que también condenó otras acciones terroristas atribuidas a grupos yihadistas, como los atentados en EE.UU. el 11 de setiembre de 2001, «tanto si hubo víctimas inocentes, como si no».

    El acusado afirmó que abandonó Egiptopara viajar a España, alentado por las noticias de que el gobierno español podría poner en marcha procesos de regularización para los inmigrantes, y que una vez en este país tuvo que realizar muchos trabajos para sobrevivir.

  • Imagen

    Relató que vendió bolsos falsos en la calle, que la policía municipal de Madrid le pidió los papeles en varias ocasiones, que pasó muchas noches al aire libre y que viajó dos veces a otros puntos de España para trabajar en explotaciones agrícolas.

    Trató de ofrecer, en definitiva, una imagen muy distinta de la que se supone al «cerebro» de la peor matanza terrorista en la historia reciente de España, en la que los terroristas demostraron un alto grado de preparación y coordinación cuando hicieron explotar casi simultáneamente varias bombas en cuatro trenes de cercanías.

    Las principales pruebas de cargo contra «el Egipcio» son unas cintas grabadas en Italia, con autorización del juez, en las que El Sayed se atribuye la autoría intelectual de la matanza y el intento de contactar con un teléfono español, propiedad de otro imputado.

    Según las transcripciones de las conversaciones telefónicas, «el Egipcio» dijo del 11-M: «Fue todo idea mía», «me costó mucha paciencia y mucho estudio», «fue mi proyecto y me llevó dos años y medio» y «los que murieron ( suicidándose en los días posteriores a los atentados) son mártires y mis queridísimos hermanos».

    El otro gran protagonista de la primera jornada fue el presidente del tribunal, el juez Javier Gómez Bermúdez, que manejó con firmeza la vista para evitar preguntas repetitivas que dilaten el proceso.

    Se espera que el juicio se prolongue cuatro o cinco meses y que haya una sentencia antes de final de año para evitar que se llegue al cuarto aniversario de los atentados y algún imputado pueda quedar en libertad al cumplirse el plazo máximo de prisión preventiva. El proceso seguirá hoy con la declaración de otro supuesto inductor: el marroquí Youssef Belhadj, supuesto líder del ala militar de la organización Al-Ansar de Al-Qaeda en Europa.
  • Dejá tu comentario