7 de marzo 2007 - 00:00

España: Zapatero defendió las decisiones de su gobierno sobre ETA

José Luis Rodríguez Zapatero
José Luis Rodríguez Zapatero
El Gobierno español y la oposición conservadora protagonizaron hoy un nuevo cruce de duras acusaciones a propósito de la actuación con ETA, tema que a solo dos meses de las elecciones municipales monopoliza y polariza la política española que vive en una espiral de tensión.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió la controvertida decisión de atenuar el régimen penitenciario al etarra José Ignacio de Juana Chaos, en huelga de hambre durante 4 meses, de la que dijo "no supuso ningún beneficio penitenciario" y se atuvo a lo establecido en la ley.

El Partido Popular (PP, conservador) a través de su portavoz en el Senado (cámara alta del Parlamento español), Pío García Escudero, acusó al Ejecutivo de ser el primer gobierno "que ha cedido al chantaje de ETA", y dijo que debido a ello, Zapatero ahora "tiene miedo de la sociedad española", que "estaba orgullosa de la política antiterrorista" anterior.

"Su Gobierno tiene la posición más débil que ningún gobierno ha tenido nunca frente a ETA", insistió el senador "popular".

Zapatero contrarrestó estos ataques acusando de "hipocresía" y "cinismo" a la oposición conservadora, porque -dijo- De Juana Chaos "sólo ha obtenido beneficios penitenciarios" durante el anterior gobierno de José María Aznar, y sostuvo que el etarra se benefició de dos redenciones de condena de 175 días cada una por "escribir un libro o panfleto en la cárcel en el que se enaltece la actitud terrorista, en condición de esfuerzo literario".

También facilitó datos de la política penitenciaria desarrollada por el anterior Gobierno del PP, entre ellos la excarcelación anticipada de 306 etarras, "54 de ellos con condenas de entre 30 y 300 años", y la libertad condicional a 21 por razones de salud.

Expuso el caso del etarra Iñaki Bilbao, excarcelado después de cumplir 17 de los 52 años de condena, "siendo vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy", actual líder del PP, y que "dos años después asesinó a un concejal socialista".

Aludió asimismo al reagrupamiento de 46 presos de ETA en cárceles del País Vasco o cercanas, según el jefe del Ejecutivo, exigido por la banda terrorista para liberar al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, entonces secuestrado.

Zapatero blandió esos datos para reprochar al PP que ante esas decisiones el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), entonces en la oposición, no cuestionó ni criticó al Gobierno de Aznar por ello, al considerar la lucha antiterrorista una cuestión de Estado.

El debate, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, se desarrolló en medio de una gran gresca entre la bancada "popular" y la socialista, que obligó a intervenir en varias ocasiones al presidente de la cámara, Javier Rojo, para pedir silencio y respeto para el orador.

Zapatero concluyó exhortando a los "populares" a hacer "lo posible desde hoy mismo, desde mañana", para que la "separación" entre los dos principales partidos, que "no gusta a los españoles" y que provoca crispación, "dure lo menos posible", aunque reconoció que en gran parte dependerá de los futuros "eventos electorales".

En el cruce de acusaciones de hoy también intervino Rajoy, quien dijo que el presidente del Gobierno se comporta "como un hooligan (hincha de fútbol violento)".

El principal partido de la oposición, que en las pasadas elecciones obtuvo casi 10 millones de votos (9.600.000, frente a los 11 millones del PSOE), convocó para el próximo sábado una manifestación en Madrid para protestar contra la prisión atenuada a De Juana.

Esta es la primera manifestación que convoca el PP como tal, aunque en las últimas semanas se ha sumado a otras convocatorias realizadas por asociaciones de víctimas del terrorismo.

El enfrentamiento entre el Gobierno socialista y la oposición conservadora se ahondó tras el atentado cometido por ETA el pasado 30 de diciembre en el aeropuerto madrileño de Barajas, que causó la muerte de dos inmigrantes ecuatorianos y destruyó uno de los aparcamiento de la moderna y recién inaugurada Terminal 4.

El Gobierno dijo entonces que ETA había roto el proceso abierto en marzo de 2006 con su declaración de alto el fuego que abrió perspectivas de una salida dialogada a la violencia terrorista, pero el PP considera que Zapatero no ha dado por finalizada esa vía y sigue intentando la negociación y en ese trasfondo enmarca la decisión sobre De Juana Chaos.

A ese trasfondo hay que añadir la celebración de las elecciones municipales y regionales (en todas las comunidades autónomas excepto Cataluña, País Vasco y Galicia), el próximo 27 de mayo, que pueden convertirse en un termómetro de los comicios generales de 2008.

Dejá tu comentario

Te puede interesar