Extrañas muertes

Mundo

México (AFP, EFE) - Desde 1993, Ciudad Juárez, localidad fronteriza con Estados Unidos es el epicentro de uno de los fenómenos policiales más inexplicables de la historia reciente de México: cerca de 400 mujeres fueron desaparecidas, violadas, mutiladas y asesinadas, y hasta ahora no hay ningún rastro de sus presuntos autores.

Al principio, las muertes de jovencitas en esta localidad del norte de México sólo eran rumores, corría 1993 y la ciudad vivía un auge económico por la instalación de decenas de maquiladoras.

Sin embargo, las versiones extraoficiales en pocos meses se convirtieron en una macabra realidad. «Los familiares empezaron a recibir los huesos de sus hijas o cuerpos violados y mutilados», que yacían en despobladas zonas o en el desierto que circunda ese lugar. «Se trata de un caso en el que además de la inseguridad, nos tenemos que enfrentar a la policía y al ministerio público (fiscal), que nos amenaza para que no sigamos exigiendo el esclarecimiento de las muertes», comentó a su vez Esther Chávez, dirigente de la organización «Casa Amiga».

En esta localidad del Estado de Chihuahua, «las mujeres pobres están en desventaja», sostuvo
Rupert Knox, miembro de un equipo de investigación de la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional, que durante dos años estudió el caso de las llamadas «muertas de Juárez».

«Desde hace 10 años el Estado mexicano no ha querido hacerse responsable de garantizar la seguridad para las mujeres en esa zona del país, por eso los crímenes siguen impunes», afirmó Knox.

«Lamentamos que las autoridades se hayan desentendido de este caso, que es emblemático de las fallas de México en materia de procuración y administración de justicia», explicó Knox.

Dejá tu comentario